Apagón de juego entre Francia y Congo en Marbella

  • Un corte de luz obligó a interrumpir una media hora un partido muy insulso

Francia, con un equipo de circunstancias, no pudo pasar del empate a cero ante un voluntarioso Congo, en un partido poco vistoso y que apenas le valió al seleccionador, Raimond Domenech, para ver en acción a algunos de los jóvenes valores de la nueva generación del fútbol galo.

En cualquier caso, el choque estuvo marcado por lo que, al fin y al cabo, no pasó de ser una anécdota. Cuando apenas habían transcurrido 10 minutos de la segunda parte, se produjo un corte de fluido eléctrico que mantuvo el encuentro interrumpido durante cerca de media hora.

En lo estrictamente futbolístico, y pese a que nada estaba en juego, aparte del honor de ambos combinados, los dos equipos se mostraron timoratos en su concepción del juego y procuraron en todo momento elaborar el juego sin exponer en absoluto sus respectivos posicionamientos defensivos.

Desde el arranque, los franceses mantuvieron cierto dominio territorial que apenas se tradujo en ocasiones. De hecho, de la primera parte sólo cabe destacar algún destello de calidad individual en el centro del campo, particularmente del joven del Olympique de Marsella Nasri y del escurridizo Briand, del Stade de Rennes, por la banda derecha. Precisamente, este último tuvo la única ocasión de la primera parte, al enviar alto desde el punto de penalti, un buen centro desde la izquierda de Menez, a la media hora de juego. Poco antes había tenido que abandonar el campo con molestias uno de los más notables, el mediocentro del Arsenal, Flamini.

La segunda parte empezó con la misma tónica y entonces llegó el apagón. Los Henry, Anelka, Vieira, Abidal y demás estrellas galas, que presenciaban el encuentro desde la grada, no esperaron a que volviera la luz y abandonaron el Municipal marbellí, mientras cientos de niños les pedían autógrafos.

La vuelta de la luz no dio más brillo al juego y, si acaso, fueron los congoleños los que tuvieron más presencia en campo francés. A los bleus parecía apetecerles más volver al hotel. Especialmente decepcionante fue la actuación de un grande, el ex del Liverpool, Cisse, ausente los 90 minutos. Así las cosas, el cero a cero era inevitable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios