Archibald, pero no a cualquier precio

  • La falta de un relevo que llene a Aíto hace apostar por el escocés, pero no se le pagarán los 800.000 euros que ganaba

La plantilla del Unicaja 2010/11 ha tomado una forma prácticamente definitiva. Le falta un apéndice para comenzar a andar. Un cinco que acompañe a Joel Freeland. RobertArchibald u otro. Si de Aíto dependiera, Robert Archibald. Lo que ofrece el mercado no llena al entrenador madrileño, que ha tenido cuatro años (dos en Badalona y dos en Málaga) al pívot escocés y sabe de lo que es capaz cuando le respetan las lesiones. Pero Archibald no se quedará al mismo precio (en torno a los 800.000 euros) que cobraba las dos últimas temporadas, cantidad que solicitan sus agentes. Es la política que se siguió con Berni o con Jiménez y, entre otras razones, por la que se fue Cook. La oferta presentada en la ACB para someter al jugador al tanteo fue de 500.000 euros, un 40% menor. En esos 300.000 euros está la negociación. De momento, no hay acuerdo, aunque sea la voluntad de las partes. Archibald querría dos años garantizados, el club acataría, como mucho, uno más otro opcional. Es otro caballo de batalla.

La sensación que quedó la temporada pasada es que a la plantilla le faltaban centímetros y capacidad atlética en el juego interior para competir al máximo nivel, con los mejores. El déficit seguirá existiendo, más allá de lo que haya podido crecer Augusto Lima, que será uno de los miembros del primer equipo. De salida, quinto interior con campo para ganarse los minutos que merezca. De ahí el interés primigenio por Kosta Perovic, que acabó emigrando a Barcelona. Se plantearon también ideas como bajar a Freeland al puesto de cuatro y fichar a dos cincos (Archibald y otro) o colocar habitualmente a Printezis como tres, como regularmente sucede en la selección de Grecia. Todo ello con objeto de elevar la media de estatura, pero no salieron adelante.

También se sacó al mercado a Guillem Rubio y Giorgos Printezis para constatar si algún equipo podía asumir sus sueldos. Saldo negativo. Los agentes de Rubio se movieron, pero nadie se dirigió al Unicaja para hacerse con él. El club malagueño tanteó sustitutos. El preferido era Pablo Aguilar, muy próximo ahora a firmar con el Caja Laboral. Según ha podido saber este periódico, hace tres semanas Manolo Rubia contactó con Alberto Herreros, director deportivo del Real Madrid ahora, para mostrar el interés cajista por el ala-pívot granadino. Pero la falta de salida para Rubio ha frustrado el interés por un jugador en el radar del Unicaja desde que tenía edad cadete. La otra opción de calidad (cupos mandan) era Jordi Trias, aunque el jugador se muestra reacio a salir de Cataluña y su futuro puede estar en el DKV Joventut. Los gigantes griegos tampoco asumen el más de millón de euros de ficha que tiene Giorgos Printezis, concentrado ahora con su selección para preparar el Mundial de Turquía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios