Baptista dosifica su ritmo para entrar a trabajar con el grupo

  • En el Sevilla Cáceres, Fazio y Spahic acumulan los problemas en la zaga para Marcelino

Julio Baptista volvió a dejarse ver ayer por la mañana en La Rosaleda. El paso adelante que ha dado en su recuperación le está permitiendo ir a los ensayos matutinos a hacer sus particulares ejercicios y gimnasio. Por la tarde, lo compatibiliza en la clínica de Marbella donde completa la rehabilitación de su pie derecho. Va por buen camino el brasileño, aunque no por el más rápido. No cumplirá el plazo de volver a finales de enero o principios de febrero. Las sensaciones que vaya teniendo irán dictaminando.

El futbolista, siempre egoísta y anteponiendo jugar por encima de todo, tiende a acortar plazos. Pero los médicos están viendo que su evolución es buena y se aferran a darse un poco más de margen para evitar recaídas o disgustos, que ya no tendrían remedio de cara a subsanarlo en la presente temporada. Así que habrá que aguardar unas jornadas más (no hay fecha marcada en rojo) para ir calibrando sus sensaciones. Por lo pronto, el primer gran paso que le espera es comenzar a correr, algo que puede suceder esta misma semana. A partir de ahí, su reaparición será más rápida o más lenta.

Quien está muy pendiente también de sus bajas es Marcelino, entrenador del Sevilla. Con Cáceres traspasado a la Juventus y Fazio sancionado por su rojo ante el Betis, ayer tuvo otra mala noticia: Spahic se retiró del entrenamiento por una sobrecarga muscular. En principio, nada grave, aunque su evolución marcará sus opciones de cara al domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios