"Esto es por ti, Boston"

La alegría y la cerveza por el triunfo de los Red Sox en las Series Mundiales de béisbol no hicieron olvidar la herida que aún tiene abierta Boston desde el atentado en el maratón el 15 de abril, tragedia que unió a la ciudad y de alguna manera empujó al equipo hacia el título.

Por ello, miles de fans se desplazaron a celebrar el título logrado ante los St. Louis Cardinals hasta la céntrica Boylston Street, donde se ubica la línea amarilla de meta del maratón y donde explotaron dos bombas el festivo Día del Patriota que mataron a tres personas y dejaron a más de 260 heridos, muchos de ellos mutilados.

"Esto es por ti, Boston, te lo mereces", gritó el dominicano David Ortiz al recibir el premio MVP de las Series Mundiales. "Hemos pasado por muchas cosas juntos este año y esto es para todos ustedes y para las familias (de las víctimas)", dijo Ortiz, conocido como Big Papi y que repitió el grito que lanzó en el primer partido en Fenway Park tras los atentados: "¡Ésta es nuestra maldita ciudad!".

Shane Victorino, clave en el triunfo definitivo por 6-1 ante los Cardinals, resumió en dos palabras el ánimo de la ciudad: "Boston Strong" (Boston fuerte). Esa consigna, nacida en las redes sociales tras el atentado, se ha convertido en lema de la ciudad y del equipo, que lo imprimió en el muro y en el perfecto césped del estadio y que desde abril ha celebrado homenajes para las víctimas y el público que ayudó en la asistencia de los heridos y en la captura de los hermanos Tsarnaev. Los Red Sox han sido una fuente de inspiración como lo fueron los New York Yankees en 2001 tras el ataque del 11-S. Tanto el club como los jugadores aceptaron gustosos el papel.

"Hay una responsabilidad civil por llevar este uniforme, especialmente aquí en Boston", afirmó el técnico, John Farrell, que en un año levantó a los Red Sox del último puesto hasta llevarlos al título. "Hubo una conexión desde el principio por la forma en que los jugadores se acercaban a las víctimas en las visitas a los hospitales y eso se fue construyendo a lo largo de la temporada. Nuestros aficionados llegaron a apreciar la forma en la que jugamos, cómo todos estaban pendientes de todos. A cambio nos devolvieron una cantidad increíble de energía".

"Les debemos gran parte de nuestro éxito en el play off", agradeció Jonny Gomes, cuyos brazos fueron elegidos en abril por la revista Sports Illustrated para ilustrar en portada la fuerza de Boston. Nadie se esperaba que un equipo que había terminado último hace un año conquistara el trofeo 12 meses después. Entre las muchas causas está el impulso que dio al equipo sentir la responsabilidad de tirar de una ciudad herida en busca de reafirmación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios