Buen día para ser el de antes

  • Ocasión El Unicaja recibe al Blusens con el objetivo de poner fin a su mala racha y volver a ganar 17 días después Sin excusas No hay lesiones, será el tercer partido con la plantilla al completo

Unicaja 87, UCAM Murcia 79. Garbajosa fue el cajista más valorado (18), Peric el máximo anotador (18) y Zoric el que más rebotes cogió (6). Aquella fue la última vez que la plantilla malagueña se fue de un partido paladeando un triunfo. Fue el pasado 14 de enero y de eso hace ya 17 días. Cinco partidos han transcurrido desde entonces. Y en ninguno han podido los jugadores de Chus Mateo salir de la pista con el regusto que deja un triunfo. Cinco derrotas consecutivas, en Manresa, Bilbao y Las Palmas y con el Real Madrid y el Montepaschi en casa. Dos semanas en las que el equipo valiente, intenso y aguerrido de comienzos de temporada ha pasado a convertirse en un conjunto débil, con poco baloncesto y nula capacidad de reacción. No hay un diagnóstico claro. Nadie tiene demasiado claro qué es lo que ha pasado. Pero el equipo se ha caído y ahí están las actuaciones de los últimos días para cerciorarse de ello. 16,75 puntos de desventaja media en los cuatro últimos partidos. Cuatro palizas en las que el juego del equipo malagueño ha tocado el suelo.

Se han esgrimido varios argumentos para intentar explicar el descalabro. Lesiones, sobrecarga de minutos, malos entrenamientos, jugadores que se incorporan bajos de ritmo, bajón previsto en la planificación de la temporada. Todos válidos. Todos ciertos. Pero las hojas del calendario van pasando y se hace necesaria una reacción. La primera consecuencia negativa ha llegado en la Euroliga, donde el camino cajista volverá a quedarse una vez más en el Top 16. Seguramente no había equipo para mucho más, pero sí se esperaba algo más de combatividad. Y sería muy peligroso aproximarse a la Copa del Rey con una dinámica tan negativa.

Comparece esta mañana (12:30, Canal Sur 2) en el Martín Carpena el Blusens Monbus, nombre estrambótico del Obradoiro de toda la vida, y la ocasión se presenta ideal para poner fin a las penas. En partidos anteriores podía entenderse la dificultad de un triunfo, ya fuese por la entidad del rival o por tener que jugar en pistas complicadas. Pero hoy no hay excusas. Hoy ni hay rival de entidad ni se juega lejos de Málaga. Llega el antepenúltimo clasificado de la Liga Endesa, el equipo que presenta peor balance de todos (4/14) junto con el UCAM Murcia y el Blancos de Rueda Valladolid. Y se juega en un Carpena que todavía mantiene su voto de confianza hacia el equipo. La racha debe acabar hoy. Otra cosa activaría definitivamente las alarmas en Los Guindos.

Como ven, a estas alturas de la previa aún no ha aparecido ningún lesionado. Normal, no los hay. Acostumbrado como estaba el equipo malagueño a visitar la enfermería para dejar y recoger jugadores, supone todo un regalo. Sólo Mark Payne, que desde la jornada pasada dejó su plaza de extracomunitario a Tremmell Darden, se quedará fuera hoy. Chus Mateo cuenta con su plantilla al completo tras las recuperaciones de Freeland y el mencionado Darden y el final del largo proceso de nacionalización de Augusto Lima. Será el tercer partido en tales circunstancias y deberían verse ya los primeros síntomas de ello.

En boxes, el Unicaja trata de reparar los mecanismos que se han ido desajustando por el camino. Debe restablecer los roles que tan bien tenía definidos antes de que llegaran las lesiones. Que los actores principales vuelvan a tomar las riendas y que los secundarios se reubiquen donde estaban antes. Debe recuperar la intensidad de antaño, rebotear como antes, mejorar sus prestaciones defensivas y corregir un par de aspectos que le están lastrando en las últimas semanas: los tiros libres y los triples. Tiene un par de semanas y tres partidos para conseguirlo antes de llegar a la Copa del Rey. Se ha marcado ese objetivo. Y hoy tiene ante sí la primera prueba para demostrarse a sí mismo que está en el camino.

El rival no le exigirá tanto como los anteriores. Anda lejos del buen momento que atravesó en las primeras jornadas y es uno de los equipos que peor lo está pasando después de encadenar seis derrotas consecutivas, cuatro de ellas en casa, y caer hasta el pozo de la clasificación. En Santiago se comienzan a buscar medidas desesperadas y el periódico La Voz de Galicia aseguraba ayer que el club gallego le habría hecho una oferta al ex NBA Darius Songaila y que estaba interesado en Charles Smith y Louis Bullock. En Málaga, la desesperación no da aún para tanto. Se confía en poder remontar el vuelo desde hoy. Aún queda crédito para pensar que será así. Se lo ganó el equipo a lo largo de tres meses y medio de buen juego y buenos resultados. Demostró entonces que tiene casta y orgullo. Y esas son cualidades que no desaparecen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios