Cabezas, un mes de baja por una rotura de fibras

  • Se perderá medio 'Top 16' y dejará la batuta en manos de Popovic y del recién llegado Castle

Comentarios 0

Más allá de quedar eliminado en los cuartos de final de una Copa del Rey por octava vez en su historia, segunda de manera consecutiva. Incluso más allá de volver a perder ante el Tau y de ser de nuevo incapaz de vencer en la pista de un rival directo, la peor noticia que el Unicaja se trajo ayer de Vitoria fue la lesión de uno de sus jugadores más importantes.

Carlos Cabezas, el segundo máximo anotador del equipo y el cajista más valorado en la Euroliga, el pulmón que sostiene la dirección de juego, aterrizó en Málaga con una rotura de fibras que le mantendrá apartado del equipo en un tramo decisivo de la temporada. "Rotura de fibras en el vasto interno del muslo izquierdo", decía la nota de prensa enviada ayer por el club. El tiempo de recuperación: tres o cuatro semanas, según el mismo comunicado. El malagueño sufrió un golpe en la zona dañada en una de las jugadas del final del partido con el Tau. Ante las molestias que tenía en su pierna izquierda, se le trasladó al Hospital Xanit tras aterrizar al mediodía en Málaga, donde se le realizaron unas pruebas radiológicas que confirmaron la rotura fibrilar.

La mala noticia dejará al equipo huérfano de uno de sus hombres más en forma aproximadamente durante el próximo mes de competición, aunque los últimos precedentes hacen pensar que quizás el base pueda estar a disposición de Scariolo antes de ese plazo. Sea como fuere, todo indica que estará ausente durante la primera vuelta del Top 16 (tres partidos) y las tres próximas jornadas de la Liga ACB, un tramo decisivo para encauzar la clasificación para los cruces de cuartos de final de la Euroliga y para terminar de asentarse en la parte noble de la competición doméstica. Negro panorama, más aún cuando era precisamente la posición de uno la que peor estaba cubierta en el banquillo, Popovic está prácticamente defenestrado y Terrel Castle no llegará hasta esta noche para incorporarse mañana a los entrenamientos. En manos de ambos, más la colaboración puntual de Davor Kus, queda ahora la batuta malagueña.

Se interrumpe así la temporada para uno de los pocos jugadores de la plantilla que todavía no había pasado por la enfermería. Veinte partidos ACB y catorce de Euroliga en los que se había mostrado como el único base fiable para Scariolo. Su lesión deja ahora la posición de uno inmersa en la duda y la incertidumbre.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios