El Comité de Competición deja la expulsión de Muñiz en sólo una amarilla

  • Jesús Gámez fue castigado con un partido y los lanzamientos de botellas suponen una falta leve

Juan Ramón López Muñiz podrá sentarse en el banquillo del Camp Nou este sábado. A pesar de que fue expulsado por protestar al colegiado González González, el Comité de Competición decidió dejar su roja en sólo una amarilla después de las alegaciones presentadas por el club.

Además, el otro expulsado, Jesús Gámez, fue castigado con un encuentro de sanción por su expulsión en una entrada al jugador espanyolista Baena. Selim Benachour, como era de prever, también recibió el mismo castigo por ver la quinta amarilla de su primer ciclo de amonestaciones.

En cuanto a los incidentes ocurridos tras el lanzamiento de dos botellas de agua con tapón que el árbitro castellano-leonés recogió en su acta, el organismo federativo resolvió con una falta leve los incidentes. La diligencia del Málaga al interceptar en las imágenes de la UCO a uno de los autores ha sido decisiva para evitar multas mayores y el apercibimiento de cierre. El infractor localizado por los miembros de seguridad de la entidad ya ha sido puesto a disposición judicial y será quien tendrá que afrontar la sanción económica por dicho lanzamiento.

Fue por tanto una jornada positiva (había quien temía que Jesús Gámez pudiera ver dos encuentros de sanción). No obstante, tendrá un efecto colateral en Julio César Dely Valdés, el segundo entrenador, quien iba a vivir la bonita aventura de dirigir al Málaga en un estadio como el Camp Nou, que precisamente fue el último escenario que pisó con la camiseta del Málaga antes de irse de la Costa del Sol (además, marcó un gol).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios