Deco apuesta por la blanquiazul

  • El jugador rechaza ofertas de Segunda B y será estandarte del proyecto de Ruano por ascender

Hace una semana salía a la luz la lista de canteranos que harían la pretemporada a las órdenes de Javi Gracia y en ella no aparecía el nombre de un mediocentro, se trataba de Fernando Pérez Quijada, más conocido como Deco.

La sorpresa era notable entre los más fieles a los partidos de la Academia, Deco ha sido uno de los jugadores más constantes durante las dos últimas temporadas en las que Salva Ballesta intentó asaltar la Segunda División B.

Según ha podido saber este periódico, la exclusión del de Puebla de Argeme no fue muy bien digerida por el jugador y su entorno. Su trabajo sobre el campo hacía presagiar una recompensa en forma de pretemporada con el primer equipo. No fue así y las ofertas empezaron a llegar.

Varios equipos de Segunda División B pusieron sus ojos sobre él, clubes que veían en Deco una apuesta segura de futuro.

Pese al mazazo, el jugador tomó una decisión, y se decantó por el color blanquiazul, apostando por ascender definitivamente al Atlético Malagueño a la categoría de bronce y por cumplir uno de sus sueños, entrenar al lado de futbolistas como Ignacio Camacho, uno de sus mayores ídolos.

Hay que tener en cuenta algunas de las cláusulas que forzó el Plasencia, su anterior club con el que el Málaga tuvo que negociar duro para hacerse con el prometedor mediocentro, por aquel entonces mediapunta.

En el contrato lograron incluir una serie de objetivos además del 10% de una futura venta por derechos de formación.

Tal y como apunta estadionorte.com, su contrato añade un pago de 6.000 euros, más IVA, por disputar más de 10 partidos en el filial, 20.000 euros por jugar más de 10 partidos en Primera División y 50.000 euros al llegar a los treinta en la máxima categoría. En todas ellas, disputando al menos 45 minutos para validarlo. De momento, el Málaga ya desembolsó algo menos de 7.500 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios