Defensa en tierra hostil

  • El Sevilla pretende hacer valer el 1-0 de la ida ante el Mönchengladbach

El Sevilla, con la preocupación de su racha de malos resultados como visitante, afronta la vuelta de los dieciseisavos de final de la Liga Europa con ganas de hacer valer el 1-0 de la ida, aunque el Borussia Mönchengladbach alemán está convencido de su potencial para remontar la ronda.

Aunque la clasificación para la Liga de Campeones es la prioridad del Gladbach en esta temporada, también está el anhelo de llegar lo más lejos posible en la Liga Europa. Tras la derrota en la ida por la mínima diferencia, el equipo cree en sus posibilidades y que la eliminatoria se decidirá en el Borussia Park. "Todavía todo es posible", dijo el entrenador Lucien Favre.

El Sevilla, como ya se comprobó hace una semana en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, afronta una eliminatoria muy igualada; con dos equipos de la zona alta de sus respectivas ligas y que acumulan entre ambos hasta cinco títulos de campeón de este torneo: tres el español, que es el vigente campeón, y dos el alemán.

En Sevilla fue un partido muy táctico entre dos equipos que se preocuparon más de sus defensas que de ir descaradamente a por la victoria, al tener ambos en sus planificaciones que una semana después había que jugar en el Borussia Park.

El equipo que entrena Unai Emery logró el objetivo de no encajar un tanto como local y además marcar, lo que le da cierta ventaja para hoy; aunque el problema está en que los sevillistas han perdido sus últimos cinco desplazamientos, cuatro en la Liga y otro en la Copa del Rey.

También es verdad de que en todas esas derrotas el Sevilla logró marcar como visitante, algo que en Mönchengladbach sería importante para sus intereses.

Todo parece indicar que el equipo inicial será parecido al que utilizó en el partido de ida. De hecho, varios de esos titulares no jugaron el domingo en San Sebastián para estar descansados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios