Demandan al jeque por "estafa" y para prohibir la venta del club

  • Su socio Jamal Satli Iglesias, de BlueBay, le reclama el 49% de las acciones de la entidad

Si la demanda de Efege Sports por la comisión del fichaje de Angeleri amenazaba con traer intranquilidad al club, resultó ser un simple entremés viendo la que interpuso ayer Jamal Satli Iglesias. En la misma, denunciaba una "estafa" hacia lo que considera su participación legal del 49% del accionariado de la entidad y solicitaba que se "prohíba formalizar" cualquier operación de compraventa del Málaga, ya que, en un comunicado, fuentes de su sociedad afirmaban tener "constatado que el jeque ha puesto a la venta sus acciones". Incluso se asegura en el documento que Abdullah Al-Thani, dueño y presidente del club, "se encuentra negociando" actualmente el traspaso de sus acciones. Aunque la reclamación no constaba oficialmente en las oficinas de Martiricos, los dirigentes sí tenían conocimiento del hecho.

La explosión de la noticia puso de relieve varias realidades. Para empezar, los supuestos contactos llevados a cabo por el presidente catarí para vender la entidad, cuestión que fuentes oficiales del Málaga afirmaron desconocer. En el club "no consta" ni la existencia de negociaciones ni la intención del jeque de deshacerse de sus acciones. Es más, se remitían a las últimas declaraciones oficiales del dirigente insistiendo en que el club no estaba en venta. Por la noche, el propio Al-Thani escribió en Twitter, su habitual plataforma de comunicación, una carcajada acompañada de un emoticono de una sonrisa, si bien no aludió directamente a la noticia de la demanda.

El otro motivo de la discordia reside en la denuncia, a través del promotor que gestiona la cadena hotelera BlueBay, Jamal Satli Iglesias, y la empresa Management Empresarial Málaga S.L., vehículo empresarial del mismo, del reparto accionarial de la propiedad del Málaga. Según los demandantes, a ellos corresponde, del total de 565.861 acciones de la entidad, el 49%, por el 51 mayoritario de Al-Thani. Aducen que a finales de 2012 se pactó la entrada de BlueBay en el accionariado y que el 17 de febrero de 2013 se firmó un acuerdo de asociación con el dueño del club para vender sus acciones a nueva sociedad a constituir con dicho grupo y que semanas después nacería con el nombre de NAS Spain 2000. Ésta, según se da fe en el Registro Mercantil, está constituida por Gonzalo Hervás y Lucas Maroto, de lado de BlueBay, y Moayad Shatat, en representación de Nasir Bin Abdullah & Sons, la empresa bajo la que vertebraba sus negocios el jeque cuando compró el club a Fernando Sanz. Mientras BlueBay insta, a través de la demanda, al Consejo Superior de Deportes a que legitime su porcentaje del accionariado, desde el Málaga niegan que haya algún tipo de vinculación contractual con ellos. Sí se admite la negociación de un compromiso de intenciones que finalmente no cristalizó, para lo cual incluso alegan que BlueBay no terminó de avalar las cantidades habladas para su entrada en el capital social.

Tampoco se oculta que durante unos meses, los correspondientes a la planificación de la temporada 13/14, se estuvo trabajando con ellos a la espera de que la negociación llegara a buen puerto. El propio Gonzalo Hervás estuvo presente en la comisión compuesta para la realización de fichajes y fue voz capital para la llegada de Bernd Schuster al banquillo (hecho que a su vez motivó la salida de Mario Husillos de la entidad, ya que él se encontraba negociando un sustituto para Pellegrini ajeno a ello) y otros fichajes de aquel verano. En el Málaga reina la tranquilidad y recomiendan, tanto a los demandantes como a quien lo solicite, que se ponga en contacto con el Consejo Superior de Deportes para que informe de la actual composición del accionariado blanquiazul.

Todo esto se complica teniendo en cuenta que el jeque y BlueBay se encuentran asociados, a través de Nas Marbella 2000, para la realización del proyecto de remodelación del Puerto de La Bajadilla en Marbella. De hecho, el motivo del enfado por parte de los promotores hoteleros radica en el pasado mes de julio, cuando el jeque decide constituir la sociedad NAS Football, con la idea de desligar el Málaga de sus proyectos empresariales más allá del fútbol. Se trata de una sociedad unipersonal en la que Al-Thani detenta la posesión del Málaga a través de la representación de Moayad Shatat, vicepresidente del club. Dicha empresa fue dada a conocer el pasado 30 de diciembre, cuando se produjo la Junta General de Accionistas. Precisamente supuso el enfado de los miembros de BlueBay, que denuncian que se impidió la entrada de Nas Spain a la cita. Su representante, Gonzalo Hervás, requirió la presencia de un notario para levantar acta de ello.

Ante estos hechos, ahora será el Juzgado de lo Mercantil el que decida sí admite o no a trámite la demanda. En caso afirmativo, se abrirá un proceso para aclarar luz a la situación, ya que se trata de dos versiones antagónicas de la situación accionarial de la entidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios