(3-1) Derrota, detalles de Ontiveros y gol de Amrabat

  • El Málaga cae ante un rival más rodado Kameni falló en el primer tanto y al canterano le sacaron uno bajo palos Desasistido Charles, apenas hubo tiempo para ver a los otros nuevos

El Málaga no ha ido a Alemania a ganar partidos, aunque el gen competitivo no debe perderse ni en los bolos más relajados. Se ha presentado allí para empezar a rodarse, para que los nuevos se vayan engrasando y mostrando a los aficionados. Para que los jóvenes den un puñetazo en la mesa. Para repartir minutos, trabajar a una temperatura más cómoda que la que hay en la Costa del Sol y evitar lesiones. Era un mal día para jugar contra el Karlsruher. Porque ellos comienzan a competir la semana que viene y los de Gracia disputaban sus primeros minutos. La inercia llevó a un 3-1 lógico viendo la situación de ambos. Como siempre, conviene quedarse con los detalles. Como las ganas de Ontiveros en la primera mitad y el gol de Amrabat para abrir la cuenta veraniega. No deja de ser un tanto en un amistoso, pero resulta refrescante que quien portará la vitola de estrella empiece de esa manera.

Cayó el Málaga. Básicamente, porque en un lapso de dos minutos, justo cuando el choque parecía enfocado más hacia los intereses blanquiazules, los alemanes cristalizaron dos llegadas y se llevaron un duelo que olía a empate. Pocas pegas se le pueden poner a un equipo que al menos no se descompuso físicamente, por más que el mayor rodaje de los locales acabara siendo decisivo.

Javi Gracia tenía la opción de disponer dos equipos diferentes. Sin embargo, optó por una columna vertebral de poco más de una hora para luego proceder al habitual carrusel de cambios. Dispuso un once de fachada muy similar al año pasado; sólo Charles se estrenó de los nuevos. El brasileño apenas tuvo la opción de conectar un disparo sin mucha fe; estuvo muy desasistido y eso es demoledor en un goleador que necesita que sus asistentes muestren frescura. Justamente la que intentó mostrar un vívido Ontiveros. A los once minutos supo crearse su propia opción (acabó en córner) y a los once de la reanudación conectó un disparó que sacó con el pecho y en la línea de gol uno de los centrales del Karlsruher. El pasado verano fue Samu Castillejo el que alegró la pretemporada con su descaro; será bienvenido el del juvenil o de cualquier otro.

Amrabat había avisado a los dos minutos, con una jugada marca de la casa que acabó en mal golpeo (luego la acabaría repitiendo para poner las tablas temporales). El internacional marroquí acoge esta etapa para terminar de ser decisivo; en algún detalle se filtraron esas ganas. Aunque lo feo de la primera parte llegó en el primer tanto, obra de Hoffer. Todo tras un duelo de Torres. Manuel, el sevillano del Karlsruher, ganó la línea de fondo y colocó un centro que a Kameni se le escurrió por dos veces. El delantero alemán no desaprovechó el regalo y marcó pese a que tres malaguistas intentaban sacarla in extremis. Cinco minutos después el propio Hoffer podría haber puesto una distancia definitiva, pero en su intento por driblar a Kameni perdió el gol y casi se lesiona.

El Málaga salió más entero y echado para adelante. Tras la ocasión de Ontiveros y un par de avisos a la contra, conectó una letal. El pase de Recio en última instancia llegó a Amrabat, quien amagó bien para disparar con la zurda. Eso sí, acompañado de la suerte de un rechazo que evitó que el portero pudiera siquiera hacer el intento por impedir la igualada.

El gol sentó muy bien a los blanquiazules, quienes siguieron intentando mandar. Ya con Filipenko en el lugar de Weligton (el brasileño sufre pequeñas molestias en la espalda). Luego hubo ocho cambios y ya costó volver a encontrar solidez. Por alguna de esas grietas se filtró el Karlsruher, que llegó más entero al tramo final, y así ponerse en ventaja definitiva. Primero robando un esférico por mediación de Mehlem, quien se introdujo sin oposición por un lateral del área y le puso el tanto en bandeja a Barry. Cuando aún se ofrecían las repeticiones del tanto, otra llegada rápida, de nuevo castigando el flanco izquierdo, acabó con centro de Grupp y una acrobática volea de Kopke que recordó a Cruyff y Fernando Torres.

No dio tiempo de ver a Espinho y apenas un autopase de Juan Carlos. Cop y Tighadouini, por su parte, habían trabajado el apartado físico en la primera parte y, como era de esperar, no tuvieron un solo minuto en el encuentro. Una derrota sin más consecuencias que en pretemporada no hace daño y permite corregir errores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios