El E-gim Antequera evidencia sus desajustes ante el Pozoblanco

Con más sufrimiento del esperado. Así cerró el E-gim Antequera su rosario de amistosos veraniegos. El equipo de Antonio Carlos Ortega sólo pudo imponerse por dos goles de ventaja al Prasa Pozoblanco en Coín (26-24). Ya no habrá más amistosos (queda la Copa Andalucía), pero al técnico de los antequeranos todavía le queda mucho trabajo para apuntalar su remozado equipo.

Chispi, en las últimas dos acciones del encuentro, apareció con su magia habitual para hacer caer la victoria del lado malagueño, que sigue evidenciando la falta de acoplamiento derivada de los numerosos cambios en la plantilla este año.

En los primeros 15 minutos volvió a verse lo peor del Antequera. Incluso el conjunto cordobés llegó a colocarse con un sonrojante marcador de 5-10. El tiempo muerto al que se vio obligado Ortega surtió efecto, puesto que en poco más de ocho minutos el marcador llegó a registrar la igualdad (10-10). Sin embargo, la remontada no tuvo ninguna continuidad. Los pupilos de Paco Castillo volvieron a pisar el acelerador y cobraron otra ventaja de tres tantos. Así se llegó al descanso en Coín.

Tan atropellado como el rendimiento del equipo resultó el inicio en la reanudación. Se lesionó uno de los colegiados y Luisfe Jiménez se produjo un golpe que le llevó a recibir cinco puntos de sutura en la frente. Con el partido desorientado, llegó la reacción antequerana, que creció a base de las intervenciones de Lamariano y los contragolpes. Campos, que marcó seis goles, fue uno de los beneficiados. Sin embargo, el visitante Espigol mantuvo a los suyos en el partido merced a once tantos. No fue suficiente para el Prasa, ya que Chispi mató el choque en una contra y un lanzamiento desde el extremo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios