Ejercicio de fe en el Palau

  • Inferior El Unicaja visita al Barcelona después de perder casi todo su crédito en la derrota del miércoles Objetivo Nuevo intento por amarrar el 'play off'

Nada bueno puede sucederle hoy al Unicaja en el Palau Blaugrana si se cumple el guión normal predestinado para este partido. Es la pesimista visión previa de un encuentro que llega tres días después de la enésima exhibición de impotencia del equipo malagueño. El miércoles, después de diez días de tranquilidad en los que recargar energías, aclarar ideas y recuperar jugadores, se volvió a ver al Unicaja ramplón y mediocre de tantas veces esta temporada. Llegó el Akasvayu, asfixiado por su participación en la Final a Ocho de la Copa ULEB, y se llevó el triunfo. Sin hacer ruido, completando un partido decente y apoyado en la majestuosa figura de un Marc Gasol imperial. Y otra vez a temblar.

Cuando parecía que la victoria en Las Palmas había devuelto la tranquilidad y había conseguido reenganchar al tren de la ilusión cajista a algunos ateos, la decepción volvió a hacerse presente. Los que aún quieran seguir creyendo en este equipo deberán encomendarse esta noche a un profundo ejercicio de fe. El mismo al que deberán encomendarse para pensar en la presencia cajista en las semifinales de la ACB, sobre todo después de ver el espectáculo que ofrecieron el jueves dos de sus posibles rivales (Real Madrid y DKV Joventut). Es la única manera de visualizar una victoria malagueña en el Palau Blaugrana ante el Barcelona. Y no es que el Barça esté ofreciendo precisamente una imagen sólida y fiable. Es que este Unicaja ya tiene poco crédito.

Más allá de las malas sensaciones que transmite el equipo, lo preocupante es que a falta de cuatro jornadas aún no está asegurado el play off. El Gran Canaria aprieta por detrás y aunque debe ganar dos partidos más que los malagueños para arrebatarles la octava plaza, el calendario cajista invita a ser precavidos. Perder en Barcelona significaría seguir alimentando las esperanzas canarias.

El Barça intentará aprovechar tanta inestabilidad. Afronta la cita con los cinco sentidos puestos ya en la ACB tras su eliminación europea y con su plantilla al completo. La única duda es la de Mario Kasun, que vuelve a sufrir molestias causadas por su arritmia cardíaca y sólo jugará si se encuentra en condiciones psicológicas de hacerlo, ya que las pruebas médicas no arrojan nuevos problemas físicos. Los blaugranas suman cuatro victorias consecutivas y aún aspiran a alcanzar el liderato antes del play off.

Será a las 22:00, horario atípico motivado por la coincidencia con el Barcelona-Espanyol. Buena hora para poner la tele y confiar en la resurrección cajista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios