Málaga c. f.

Erice destila galones y Cheli se reivindica

  • El Málaga derrota al Zenit de San Petesburgo en un encuentro en el que el navarro rayó a un gran nivel y donde el extremo onubense anotó los dos goles de su equipo

Erice es un jugador que irradia temple con el balón. Su forma de concebir el fútbol le otorga la capacidad de oxigenar siempre el centro del campo cuando el equipo lo requiere. Sobre la alfombra de Marpafut, el navarro escenificó su ostentosa personalidad y los galones de mando en un primer tiempo en el que el Málaga bailó a los compasesdel jugador procedente de Osasuna.

Su actuación fue la nota más destacada de la victoria del Málaga ante el Zenit de San Petersburgo, aunque, curiosamente, todos los goles del partido llegaron cuando el navarro se quedó en el banquillo en el descanso. Además de las buenas sensaciones que emanó Erice, el partido le sirvió a Cheli para reivindicarse como goleador. Frágil mentalmente, las clarísimas oportunidades que desperdició en el comienzo de la temporada ante el Alavés y el Castellón terminaron por pasarle fractura. En los últimos partidos su juego ha ido dibujando una leve línea ascendente y ayer se estrenó como goleador del Málaga. Se intuye su calidad y sólo la confianza en sus posibilidades puede aumentar su rol en el equipo.

En cuanto a Tiago Gomes, el luso demostró que está falto de ritmo y ayer se mostró un tanto impreciso. Abusó del pase en corto y en los 45 minutos en los que estuvo en el terreno de juego sólo desplazó el balón en profundidad en una ocasión. Al comienzo del partido actuó en el pivote del equipo con Erice y sólo al final del primer tiempo permutó su posición con Apoño, hasta ese momento con mayor libertad táctica.

El debut de los dos jugadores con la camiseta del Málaga centraba toda la atención del amistoso que el Málaga jugó ayer ante el Zenit. Del partido, excesivamente brusco para tratarse de un amistoso, pocas conclusiones se pueden extraer. Helder, que jugó con Silva en el eje de la zaga en la primera mitad, demostró que su poderío físico no tiene límites y Eliseu volvió a evidenciar que está peleado con el gol .

La primera parte, en la que Radimov y Denisov dejaron dosis de su talento, finalizó en tablas tras un dominio alterno en el que los dos equipos tuvieron opciones de adelantarse en el marcador. Tras el descanso, Muñiz varió totalmente el once y dio entrada a los canteranos Lobato y Peláez. El gol de Cheli en el 49, tras una gran jugada de Baha, sería neutralizado doce minutos después por el tanto de Kim Dong Jim. Los dos equipos buscaban la victoria y una excelente jugada entre Baha y Calleja sería el preludio del segundo tanto de Cheli tras una embarullada acción en el interior del área cuando sólo faltaban cuatro minutos para la conclusión del encuentro.

Si el año pasado el partido que ambos equipos disputaron en La Rosaleda estuvo marcado por la pelea entre Radimov y Ricksen, éste será recordado por el debut de los dos refuerzos del mercado invernal, aunque como confesó Muñiz, lo más importante es que el equipo regresó a Málaga sin más lesionados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios