Erviti rubrica su gran faena

  • El corredor navarro logra su segundo triunfo en la Vuelta dos años después de su estreno en Las Rozas · 'Purito' Rodríguez se viste de rojo tras una bonificación

El español Imanol Erviti, del Caisse d'Epargne, remató con victoria una gran faena en solitario en el tramo final de la décima etapa de la Vuelta disputada entre Tarragona y Vilanova i la Geltrú.

En ella, Joaquim Purito Rodríguez (Katusha) se convirtió en maillot rojo merced a dos segundos de bonificación que arañó en un sprint intermedio.

Erviti prolongó la fiesta del Caisse d'Epargne, en sus últimos coletazos en el pelotón antes de cambiar de nombre. David López conquistó Alcoy en solitario, y el navarro, de igual manera, se presentó en meta para celebrar su segundo triunfo en la Vuelta, dos años después de su estreno en Las Rozas. El discípulo de Unzué cruzó la meta con 37 segundos de adelanto sobre un grupo de 7 corredores que compartieron con él la fuga del día, con los belgas Romain Zingle (Cofidis) y Greg Avermaet (Omega) a la cabeza. Su primer pensamiento fue para Isaac Gálvez, su compañero de equipo que murió en Gante en el Mundial de pista hace 4 años.

A 1.38 minutos se presentó el grupo principal con Purito Rodríguez como líder real y verdadero, sin sorpresas arbitrales, por un solo segundo, que le sobró para saciar su sed de liderato. El catalán, por fin, pudo dedicar a domicilio la roja a todos sus paisanos y familiares. Se quitó la pena de llegar a Cataluña a rebufo de Igor Antón, que felicitó a su rival y se mostró tranquilo por quitar un peso de encima al Euskaltel.

La clave en no estuvo en el puerto del Garraf, cuyas vistas nunca abandonan la costa. La clave de la cuestión y del cambio de liderato fue el sprint anónimo de Valls, a 41 kilómetros de la salida. Purito pasó tercero y pescó 2 segundos de propina. Suficientes para hacer el día.

Luego se formó la escapada de turno. Numerosa, con 12 corredores: Allí estaban Erviti, Kadri (AG2R), Moreno (Andalucía), Erviti (Caisse d'Epargne), Zingle (Cofidis), Cheula (Footom), Le Mevel (FDJ), Mori (Lampre), Finetto (Liquigas), Ten Dam (Rabobank), Lund (Saxo Bank), Gilbert y Van Avermaet (ambos Omega Pharma).

El Katusha empezó a ejercer de equipo de líder. Mantuvo la fuga a raya, sobre todo por la presencia incómoda de Gilbert. También llevó el ritmo cuando empezaron los terribles 4,8 kilómetros del Rat Penat, con sus rampas de hasta el 23 por ciento. Los favoritos aguantaron a rueda del los hombres del equipo ruso, que redujeron el grupo a menos de la mitad.

Coronaron en cabeza el inédito Rat Penat el español Javier Moreno y el francés LeMevel, con 2.15 de renta sobre el grupo de favoritos, que no parecían preocupados con la escapada.

Hasta la meta restaban 31 kilómetros con un descenso casi tan duro como el ascenso, con rampas intercaladas. Bajando se unieron 7 corredores de la escapada anterior.

Demarró Imanol Erviti en plena bajada, en busca de la gloria que conoció David López antes de la jornada de descanso. Una carretera descarnada, tortuosa, con subidas sorpresa intercaladas, un paraje bello, especial, de ahí que en las proximidades se haya instalado una comunidad budista. Buen lugar para la reflexión y la paz mental, dicen.

"Siempre pensé en meterme en esta escapada cuando vi que se disputaba esta etapa y la marqué", dijo Erviti, un rodador de postín que un día apostó por el premio gordo y la suerte le sonrió. El murciélago no le metió el miedo en el cuerpo, le hizo andar si acaso, más deprisa. Fueron a por él los depredadores que pretendían la misma presa, pero no le alcanzaron. Gálvez bien se merecía otro homenaje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios