"Espero que lo que hable de mí sea mi trabajo"

  • Fue uno de los fichajes veraniegos, pero su trabajo se entiende más en la sombra. Trabajar para el Real Madrid y la NBA son buenos avales. Su reto es "ayudar para llevar al Málaga a unas cotas nunca logradas"

Reconociendo que estos acontecimientos le ruborizan, comenzaba y finalizaba la conversación. Una charla en la que José María Arrabal Sedano (Málaga, 8-11-1975) no paró de pronunciar la palabra "trabajo", en la que destiló unas ganas de generar unión encomiables y de la que se extraen conclusiones pese a su lenguaje encriptado.

-¿Quién es José María Arrabal?

-Un malagueño de 32 años muy ilusionado con esta nueva etapa, muy deseada porque siempre tuve el deseo de volver a Málaga. Y, dentro de las posibilidades que había, el Málaga C. F. era una opción muy deseada, porque creo que es una deuda que los malagueños siempre hemos tenido con nosotros mismos. Siempre me ha apetecido poder aprovechar todo lo que he tenido la suerte de aprender para intentar emplearlo en el Málaga. Pero espero que lo que hable de mí sea el resultado de mi trabajo.

-Sé que la gente, hasta en la calle, le pregunta por qué se deja el Real Madrid por el Málaga.

-Se deja el Real Madrid, muy agradecido, desde la perspectiva de que yo quería formar parte de un proyecto que realmente me llega a lo más profundo de mi historia personal: me considero malagueño y militante y lo cierto es que poder participar en ese proceso de construcción de un Málaga importante, respetado en la propia ciudad y fuera, me parece apasionante.

-¿Cuáles son sus objetivos?

-Se podrían resumir. Por un lado, conseguir que el Málaga sea una institución realmente involucrada en la vida social de nuestra ciudad y nuestra provincia; y por otro, conseguir que el Málaga tenga la estructura que le permita crecer en lo económico para poder sobrevivir y aspirar a más en todos los terrenos. Y que situaciones tan desagradables como se han vivido en el pasado no se vuelvan a repetir. No obstante, yo te diría que mis objetivos, como los de cualquiera que forme parte de la estructura del Málaga, son alinearse con los del club: saneamiento económico de la entidad, ascenso a Primera, dotación de una estructura adecuada de instalaciones a nuestras categorías inferiores y la ciudad deportiva.

-Estos últimos aspectos que destacaba como objetivos del club están muy vinculados a su parcela.

-Sin duda. En el mundo del fútbol profesional todo va de la mano. Debe haber parcelas que funcionen de forma independiente, pero al mismo tiempo coordinadas. Para que la parcela deportiva pueda tener cierta autonomía y desenvolverse, antes debe haber una parcela económica que permita funcionar con cierta fluidez. Y, al mismo tiempo, eso va muy ligado al patrimonio que el club pueda tener, donde sin duda el eje central es la práctica deportiva, la formación de los futbolistas y su crecimiento con el club.

-¿Cómo se encontró su departamento en el club y qué balance puede hacer?

-Quizás no sea un periodo suficiente para hacer un análisis riguroso. Sí que es cierto que yo, en el momento de incorporarme al club, me he encontrado un grupo de empleados tremendamente cualificados y con muchas ganas de aportar, pero que obviamente han sufrido un periodo complicado. Lo que estamos intentando es trabajar día a día para sentar las bases de un proyecto que pensamos tiene bastante margen de mejora. El Málaga C. F. es un proyecto ilusionante en el que hay que ir dando pasos. Si quieres, de una forma análoga a los que se han dado en el aspecto deportivo, donde yo creo que se ha hecho un trabajo sobresaliente por parte del entrenador y director deportivo y del propio presidente, que han ejercido la sensatez de una forma muy destacable a la hora de fichar. Este puede ser un buen referente. A mí me gusta decir siempre que nuestro cuerpo técnico y nuestros jugadores nos están dando un gran ejemplo. Están sirviendo de auténtico motor para todo lo positivo que pueda estar pasando en el Málaga, pero lo que está claro es que eso no pasa por generación espontánea. Es que hay un trabajo serio, firme y valiente por parte del director deportivo y entrenador y el presidente porque cuando ellos empiezan a planificar esta temporada son momentos muy duros para el club. Y el resto de personas que formamos parte del club, lo que tenemos que hacer es estar a la altura de eso.

-¿Qué proyectos más inmediatos tiene en mente para dar esos pasos análogos, como decía antes, a los realizados en lo deportivo?

-Se trata de que el crecimiento de un club sea progresivo y, sobre todo, constante. Los pilares básicos son que el club aparezca en la ciudad como una institución involucrada en las cosas que ocurren y, por otro lado, desarrollar todas aquellas líneas que le permitan generar recursos para poder ser autosuficiente y aspirar a crecer. ¿Concretarte? Bueno, pues estamos intentando atraer al aficionado a La Rosaleda, que viva esa experiencia del fútbol. Por otro lado, intentar explotar en la medida de lo posible todas las posibilidades que ofrece el propio estadio, intentar ser creativos a la hora de lanzar distintas acciones en diferentes ámbitos que puedan ser rentables en cuanto a imagen y económicamente para el club. Por supuesto, intentar dar servicio a nuestros aficionados en forma de producto que les haga sentirse más cerca de su club favorito. En fin, trabajar en todas esas líneas para que el club crezca de forma ordenada y compensada. Sobre todo, para que ese trabajo tenga continuidad y el proyecto que esperamos sea sostenible.

-¿Cómo se logra, aparte de con trabajo, que ese proyecto tan genérico que cuenta sea realidad?

-De momento, lo cierto es que aún hay que demostrar mucho. Yo creo que de mi trabajo deben hablar los hechos. El fútbol requiere muchísima iniciativa, muchísima inventiva a la hora de plasmar el fenómeno que supone un club en hechos concretos que puedan generar cierta rentabilidad y que, además, sean coherentes con la realidad de un club. Y, un poco por resumir, creo que las dos bases son el trabajo duro y la capacidad de tener iniciativa, creatividad, etcétera.

-¿Y cuál es la realidad del Málaga?

-La de un club con un potencial muy importante. Seguramente es difícil vislumbrar en este momento cuál es el recorrido de mejora, pero yo creo que mirando fríamente todos los ingredientes de este plato tenemos lo esencial para desde luego estar mucho más arriba. Lo que ocurre es que el deporte tiene ciertas peculiaridades. Entre ellas está el que no es matemática. Las personas que estamos fuera del campo, desde luego si tenemos un cometido es intentar que la estructura de este club sea cada vez más sólida.

-¿Antes me decía que uno de sus objetivos era llenar La Rosaleda. ¿Qué sintió al verla abarrotada para el Partido Contra la Pobreza?

-Si te digo la verdad, sobre todo en un momento en que el público gritó Málaga, Málaga, los vellos de punta. Creo que es un acierto y que fue una demostración de que en Málaga hay una gran cultura de fútbol, mucho interés por vivir acontecimientos de esa magnitud y me parece que fue una buena forma de recordar a mucha gente cuál es el camino a La Rosaleda, cuál es la parada de autobús que lleva a La Rosaleda o por dónde se accede al sitio al que yo me solía sentar antes. Y en ese sentido, insisto, creo que la imagen de este evento para la ciudad de Málaga y, por ende, para su club de fútbol, fue fabulosa y creo que, desde luego a los que tenemos cierta responsabilidad, es un acicate para conseguir que eso se repita con cierta asiduidad. Nuestra aspiración no puede ser otra. Y desde luego es un punto muy a favor el hecho de que se trabaje, como en este caso y a partir del liderazgo del Ayuntamiento, tan coordinadamente entre todos los agentes que participamos. Dejando claro que el Málaga lo único que hizo es ponerse a disposición de la organización.

-¿Cuál es el valor de la marca Málaga C. F.?

-No sé cuál es el valor económico. Sí que sé cuál es el recorrido del aspecto más relacionado con la imagen del club, con su desarrollo económicoý Quizás se ha tendido mucho a mitificar en los últimos años esa denominación de la marca de tal o cual club de fútbol. Hay que restarle cierto mito a esa denominación y pensar que esto es un club de fútbol que pretende dar respuesta y servicio a sus aficionados, a los medios de comunicación de nuestra ciudad, a las empresas con las que podamos colaborar siendo un trampolín para sus objetivos, a las instituciones de las cuales nosotros también somos un modesto elemento transmisor de valores. Constituirnos sobre todo en eso, en un servicio para nuestro público.

-Pero seguro que habrán hecho estudios de mercado.

-Por supuesto que se hacen estudios de mercado, pero hay prioridades. Lo cierto es que tenemos que empezar a trabajar muy desde la realidad, muy desde la necesidad del club más inmediata e ir construyendo con una mayor altura de miras, pero quizá es importante no caer en el error de pretender hacer grandes ejercicios teóricos y olvidar el funcionamiento diario de tu responsabilidad.

-¿En qué aspectos ve más sencillo crecer, cuáles son más urgentes y cuáles más complicados?

-Sencillo no hay nada y particularmente en este mundo menos, porque cualquier iniciativa que se pretenda llevar a cabo requiere enormes esfuerzos. Sobre todo porque este es un club con una estructura limitada y que quiere hacer muchas cosas. Y eso implica un sobreesfuerzo de todo el mundo. ¿Los más urgentes? Pues es complicado, sinceramente, porque hay muchas urgencias. Lo que está claro es que el club requiere de mi área la mayor agilidad a la hora de cerrar posibles acuerdos que repercutan en recursos para el club. Sinceramente, no soy capaz de decirte en tal o cual aspecto, te diría que el club necesita generar recursos para poder seguir funcionando.

-¿Cómo le gustaría que le llegue a recordar algún día el malaguismo?

-Me gustaría poder decir algún día a mis hijos, a mis nietos, que yo formaba parte del equipo que consiguió llevar al Málaga a unas cotas hasta el momento nunca logradas. No tengo ningún interés de que se me recuerde. Me gustaría mucho que el resultado de mi trabajo y el de mis compañeros perdurara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios