Gala León, destituida como capitana del equipo español de Copa Davis

  • La noticia se conoce un día después de que el apartado de sus funciones Escañuela presentase su dimisión. España debe jugar dentro de dos semanas en Rusia.

Comentarios 1

La Real Federación Española de Tenis (RFET) anunció este viernes, mediante un comunicado, la destitución de Gala León como capitana del equipo español de Copa Davis tras algo menos de un año en el cargo después de sustituir a Carlos Moyá el 21 de septiembre de 2014.

"Fernando Fernández-Ladreda Aguirre (presidente de la RFET) ha comunicado a Gala León la decisión de prescindir de sus servicios con la RFET, resolviéndose así todo vínculo contractual", anunció el principal organismo que dirige el tenis español. El comunicado añade que la decisión fue adoptada tras una "reflexión" sobre la "conveniencia" de la continuidad de Gala Léon al frente de la dirección deportiva de la capitanía del equipo español "de cara a la próxima eliminatoria" con el ánimo de lograr "el mejor resultado posible". Fernández-Ladreda agradeció a la ya ex capitana de la selección el trabajo que realizó a lo largo del tiempo que ha estado al frente del cargo y le deseó "lo mejor en el plano profesional y personal".

El nombramiento de Gala León suscitó desde el principio la oposición de los mejores tenistas españoles. El domingo pasado, presentó su dimisión al anterior presidente, José Luis Escañuela, que el jueves dejó el cargo después de ser suspendido de sus funciones por el Consejo Superior de Deportes (CSD). Escañuela no aceptó la dimisión de León, que finalmente ha sido destituida por su sucesor en una semana convulsa en el mundo del tenis español. Antes de ser suspendido por el CSD, el anterior dirigente de la RFET lo fue también por el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) por su negativa a facilitar información para auditar las cuentas y por el desvío sospechoso de cerca de 600.000 euros. El miércoles, este mismo organismo expedientó al dirigente y a su sustituta temporal, Olvido Aguilera, en una decisión que provocó que el CSD suspendiera de sus funciones a ambos. Escañuela, 24 horas después, dimitió definitivamente.

Todos estos acontecimientos se desarrollaron entre las críticas del mundo del tenis español hacia su federación. El pasado domingo, éstas alcanzaron su cenit con una carta firmada por nombres como los de Rafael Nadal, David Ferrer, Garbiñe Muguruza o Carla Suárez, que junto a ilustres retirados como Manolo Santana, Carlos Moyá o Juan Carlos Ferrero, desgranaron en siete puntos sus críticas hacia el trabajo de Escañuela. La "nula comunicación" con el tenis profesional, la "inexistencia" de un plan estratégico para el desarrollo del tenis, la "falta de transparencia" en la distribución de recursos, la ausencia de "planificación" en el tenis base, o el liderazgo "caótico y beligerante" de Escañuela, fueron algunas de las cuestiones que abordaron en una misiva que se hizo pública.

Ahora, se cierra otro capítulo del tenis español, envuelto en una historia en la que se ha hablado más de asuntos extradeportivos que deportivos. En el horizonte, y todavía sin el nombramiento oficial de el nuevo capitán o capitana, está la próxima eliminatoria que disputará España ante Rusia entre 17 y el 19 de julio en Vladivostok correspondiente a la segunda ronda del Grupo I Europa/África de ascenso al grupo Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios