"Ganar la NBA fue un sueño"

  • Harrison Barnes, alero de los Warriors, encantado con "la energía" de los niños en el Campus WOB Basket4US

El Campus WOB Basket4US tiene un valedor del más alto nivel, Harrison Barnes. El norteamericano no es un jugador cualquiera y con tan solo 23 años se ha proclamado campeón de la NBA por primera vez, tras ganar la pasada final de la NBA a los Cleveland Cavaliers de Lebron James. El jugador de los Warriors atendió a Málaga Hoy en el hotel Vincci Posada del Patio para compartir su conquista. "No hay nada más bonito que ganar un anillo con tu equipo, fue un sueño hecho realidad", destacó.

Barnes, para llegar hasta donde está, ha tenido que pelear bastante. Desde que debutara con la camiseta de los Warriors el 31 de octubre de 2012 hasta conquistar el anillo el pasado 17 de junio han pasado exactamente tres años, lo que le ha servido para conseguir experiencia y tener una gran madurez. "Ha sido un viaje interesante. La concentración, el ser persistente y el esfuerzo han sido mis valores fundamentales", analizó.

Una realidad que viene fundamentada por la calidad que tiene su equipo en todas las posiciones. Los Warriors cuentan con jugadores de la talla de Klay o Stephen Curry entre otros, donde hay tanto jugón que el verbo ganar siempre llega de la mano: "Una noche podría ser alguno de los dos pero todos también pudimos contribuir y tener impacto en el equipo".

Pero el camino no fue color de rosa, ya que se encontró con piedras en el camino. Un camino que Barnes valora como "lo más importante. Siempre es bueno recordar cómo llegaste hasta esa situación, aunque todos recordarán siempre el haber ganado el anillo", destacó.

La capacidad mental influyó en ese viaje que él define sobre todo en la gran final , cuando comenzaron ganando 1-0 a Cleveland y en los dos partidos siguientes se pusieron 2-1 abajo: "Siempre hay que pelear, esa es la mentalidad. La cosa se complicó pero no bajamos los brazos y sabíamos que había que ganar para poder seguir en la serie".

Las actuaciones del alero de los Warriors plantean la posibilidad de que pueda ser seleccionado por el equipo americano, pero considera que "el nivel es muy alto" y se está preparando para ello: "Es un sueño que tengo y me gustaría poder jugar algún día para ellos".

Un anhelo que buscan varios jugadores malagueños tras haber desembarcado en tierras norteamericanas para jugar en las Ligas Universitarias, como es el caso de Guerrero y Alonso, que acompañan al excajista Domas Sabonis, a quienes no pudo ver en acción. "Hay que compaginar el deporte con los estudios, tener metas altas y seguir trabajando duro porque el siguiente nivel es mucho más duro, la NBA", recomendó.

Él es un ejemplo a seguir y lo ha podido comprobar estos días en el Campus WOB Basket4US, en el que ejerce de padrino. Hoy dejará Málaga tras haberse embarcado en esta aventura tan especial para él.

"Para mí ha sido un honor el haber estado aquí. Cuando yo era pequeño tuve la oportunidad de jugar con jugadores profesionales y también con locales, es algo que ahora yo tengo la oportunidad de hacer", compartió.

La primera toma de contacto del norteamericano con los 500 campers del colegio Los Olivos de edades entre los 6 y los 18 años le resultó muy satisfactoria: "Los niños son encantadores, tenían muchísima energía, ha sido un placer estar con ellos".

El ánimo con el que veía a los niños era muy "contagioso". "En EEUU, hay veces que los jugadores no interactúan con los niños, pero aquí he tenido la oportunidad de poder jugar con ellos y ha sido muy positivo", remarcó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios