García, uno de los gallos con el novato

  • El levantino se da la opción de ir a por el triunfo al estar a tres golpes de los líderes, entre ellos el amateur Dunne

La rebelión de los aficionados. El año en que el veterano Tom Watson abandonó en la cuna del golf, St. Andrews, su idilio con el Open Británico -cinco Jarras de Clarete lo contemplan-, afloran a pares los amateurs de altos vuelos. De los nueve que aparecieron en escena el jueves, cinco superaron el corte; de ese repóquer, uno, el irlandés Paul Dunne, manda en la clasificación a falta de un día, de 18 hoyos, un hito que no ocurría desde que el legendario Bobby Jones estuviera en esa situación en 1927... y se llevara el certamen.

Este atípico British que concluirá en lunes por culpa del agua y el viento también es extraordinario por mor de este joven de 22 años, estudiante en la Universidad de Alabama Birmingham, quien se ha hecho fuerte en un corral repleto de gallos imponentes que aspiran a levantar esta tarde tan ilustre trofeo. Dunne, que buscará la fórmula para que los nervios no le jueguen una horrible pasada con decenas de miles de personas en el campo, saldrá en el partido estelar junto a un vencedor de este magno torneo: Louis Oosthuizen.

El sudafricano, cinco bajo par en el día, y el irlandés, seis menos el domingo, acumulan un total de -12, igual que el australiano Jason Day, quien gracias a su -5 parcial vuelve a estar en el primer plano tras su magnífica actuación en el US Open, donde afrontó la ronda final al frente de la clasificación a pesar de los problemas de vértigo que lo azuzaron en las tres jornadas anteriores. El aussie tendrá al lado al chico de moda: Jordan Spieth. El rubio yanqui se anotó los dos primeros majors del año y va a por el tercero después de rebajarle ayer seis golpes al Old Course de St. Andrews y colocarse cuarto en solitario con -11.

Spieth formó pareja con Sergio García. En un domingo con birdies a tutiplén, el castellonense, segundo el año pasado por detrás del hoy lesionado McIlroy, no fue menos y se encuentra con un total de -9, sexto, después de una tarjeta de cuatro menos. Por tanto, García, que acumula 67 majors y nunca ganó uno -Westwood lleva 69 y tampoco celebró la victoria-, tiene a tiro el éxito, igual que otros 24 jugadores que están separados por sólo cinco impactos. Rafa Cabrera Bello, el otro español que sigue en liza, jugó de forma notable y marcha cuatro abajo, cuadragésimo quinto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios