Jiménez se queda fuera

  • El malagueño sufrió el mal tiempo, repitió tarjeta (+2) y no pasó el corte

El British está resultando bastante accidentado en una edición que se quedará prácticamente huérfana de españoles durante el fin de semana. Sólo Sergio García conseguía mantener el tipo al cierre de esta edición, mientras que Miguel Ángel Jiménez, uno de los grandes afectados por el parón torrencial de la mañana de ayer, no fue capaz de superar el corte. Ni siquiera el viento, que arreció una vez firmada su tarjeta (+2) resultó un arma suficiente para evitar que el de Churriana cayera tras el corte. "Me voy un poco triste porque le estoy pegando bien, pero no sé qué falta para rematar", comentó cabizbajo el malagueño, que no pudo sacarle partido a los últimos nueve hoyos y acabó con cuatro sobre par.

Pablo Larrazábal y Rafa Cabrera-Bello no lograron un saldo suficiente en la segunda jornada para confirmar su pase al fin de semana de la 144 edición del Abierto Británico, que se disputa estos días en el legendario campo de Saint Andrews.

"He jugado muy bien, pero no he colado ni una hoy", declaró un sincero Cabrera-Bello al ser preguntado sobre su actuación durante la segunda jornada del torneo, en la que se dejó un golpe y terminó con un total acumulado de par. Una tarjeta que le metía dentro del corte provisional para el fin de semana al cierre de esta edición.

No obstante, un retraso de tres horas como consecuencia de las lluvias torrenciales caídas por la mañana impidió que pudiera concluir la segunda ronda. Por ello, no se sabrá quiénes pasan el corte hasta esta misma mañana.

Por su parte, Larrázabal realizó una gran ronda de tres bajo par. "He jugado mejor que en Munich", indicó el golfista barcelonés en referencia a su reciente victoria en el BMW International Open, cita incluida en el calendario europeo.

Sin embargo, el resultado acumulado de uno sobre par, después de un difícil comienzo de competición, no le bastó para acceder a la siguiente jornada. "Por la tarde va a soplar muy fuerte", avisó Larrázabal, que se unió a las voces de los que habían terminado de jugar a mediodía y clamaban que el viento soplara con más fuerza para los siguientes competidores.

En efecto, pareció que el viento se hizo eco de sus súplicas, pues empezó a tomar velocidad cuando iban saliendo al campo los últimos grupos de la jornada, entre los que se encontraban Tiger Woods, Jordan Spieth y Dustin Johnson, éste último líder provisional del torneo con diez bajo par. Hasta Danny Willet (-9) le arrebató la cabeza de la clasificación durante la mañana.

Al cierre de esta edición, el cuarto español en Saint Andrews, Sergio García, con un saldo de dos bajo par, había jugado los primeros trece hoyos al par, y se disponía a acometer la última parte del recorrido bajo el azote del viento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios