Jordi Pablo y Helder, que se ejercitaron con el grupo, recibirán el alta en 15 días

  • Jesús Gámez evoluciona bien, aunque su concurso para la próxima visita a El Sardinero es duda

Muñiz arrancó la jornada de ayer con buenas noticias: Jordi Pablo y Helder cumplimentaron la mayor parte del entrenamiento con el grupo, salvo el partidillo a medio campo que cerró el ensayo. Una muestra más de que el regreso de ambos está cercano, pues está previsto que reciban el alta en un plazo de dos semanas. Tanto el levantino como el portugués exhibieron buenas sensaciones. Sobre todo Jordi Pablo, que se esforzó al mismo nivel que el resto del plantel y en ningún momento evidenció tener reticencia alguna a meter la pierna, como sí le ocurría el pasado año a Pere Martí, cedido al Murcia, también lesionado gravemente de la rodilla.

Quien asimismo goza de una buena recuperación es Jesús Gámez, que desde la visita al Calderón arrastra una rotura en el adductor mediano izquierdo. Ayer, el lateral derecho se sometió a una ecografía que reveló que su percance físico evoluciona de forma positiva, aunque su concurso para el encuentro ante el Racing el próximo domingo continúa siendo duda. La convocatoria para el vital choque en El Sardinero dependerá mucho del estado que presente su dolencia mañana.

Por otra parte, otro que no sabe si podrá formar parte de la expedición con destino a Santander es Edu Ramos. El canterano padece una contractura en los isquiotibiales de su pierna derecha. No está descartado, pero se asume como muy difícil que llegue a tiempo. Un tiempo de unas tres semanas es lo que estará todavía Apoño fuera de los terrenos de juego. El de La Palmilla prosigue restableciéndose de la rotura del recto anterior del cuádriceps derecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios