Lafuente se cuela en la final de patinaje

  • La canaria (22ª) hace historia al acceder al programa libre de la competición individual

Sonia Lafuente accedió al programa libre de la competición individual femenina de patinaje artístico al acabar el corto en el puesto vigesimosegundo, con su mejor nota de siempre en la primera parte de un campeonato.

No va a luchar por medallas, no va a pelear por acabar entre las 10 primeras, pero Lafuente ganó para España algo insólito: un sitio en la élite mundial del patinaje artístico. "Lo que quería era terminar entre las 24 primeras, con eso, estos Juegos ya eran un éxito", dijo la canaria.

"¡Soniaaaa!", le gritaron desde las tribunas tras su interpretación de Libertango, del argentino Astor Piazzolla, una actuación que le permitió quedar vigesimosegunda con 49,74 puntos y avanzar a la ronda final.

Nacida hace 18 años en Las Palmas, vive desde los dos años en Madrid. Es amiga y compañera de equipo de Javier Fernández, otro héroe inusual del patinaje artístico, otra novedad en el panorama deportivo español. La puntuación lograda en Vancouver es su mejor actuación personal. Vigesimosexta en el Mundial de 2009, decimoséptima en el Europeo este año y plata como juvenil en el Grand Prix de México en 2006, Lafuente asciende lento pero seguro.

En un país que sólo tiene 14 pistas de patinaje sobre hielo, es un logro que Lafuente y Fernández hayan tomado el testigo de Darío Villalba, hasta este año el único patinador artístico que España había llevado a los Juegos, en 1956. "Apenas entré ya me olvidé de que era mi debut olímpico. No he venido a por medallas", declaró la canaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios