Mañana es el día clave para Mireia

  • Tras un último ensayo, Belmonte decidirá si acude finalmente a Kazán

Mireia Belmonte anunciará mañana si participa en los Mundiales de Kazán, si bien admitió que su entorno más directo le aconseja que no viaje a Rusia.

Aún renqueante de sus molestias en el hombro, la medallista olímpica pasó ayer una última prueba médica y mañana realizará un último ensayo a ritmo de competición que determinarán su participación en las pruebas de 400 metros libres, 200 y 400 metros estilos y 200 metros mariposa. "Me encuentro bien nadando en los últimos entrenamientos y veremos qué tal el domingo", explicó Belmonte, quien, en la jornada de puertas abiertas a los medios de comunicación previa a los Mundiales de Kazán, tampoco descartó viajar a Rusia sin tener cien por cien asegurada su participación.

La nadadora de Badalona, que ya renunció a las pruebas de piscina en línea de 800 y 1.500 metros, así como los 5 kilómetros en aguas abiertas, admitió que se encuentra algo mejor de sus problemas físicos en el hombro, si bien sigue padeciendo dolor. "Me encuentro mejor que hace unos días, el dolor ha disminuido un poco, pero todavía sigo con molestias", explicó Mireia, quien dejó claro que la última palabra sobre la decisión la tiene ella.

No obstante, admitió que tanto su entrenador, Fred Vergnoux, como los médicos y su familia preferiría que se quedara en España recuperándose y afrontar, así, el año olímpico al cien por cien. "Tengo la suerte de tener une entorno fantástico que me apoya en todas la decisiones que tomo, aunque ahora vaya un poco en contra de todos", desveló.

Una de las personas más importantes en la carrera de la nadadora es su entrenador, Fred Vergnoux, quien apuesta abiertamente para que su pupila se quede en España para solucionar el contratiempo físico. "Si Mireia participa en los Mundiales, es para ganarlos. Yo le he dicho que no tiene que demostrar nada. Si no está al cien por cien, no es grave no estar en unos Mundiales", apuntó.

El técnico afirmó que tiene "miedo" de que empeore, si finalmente decide arriesgar, y que ello pueda afectarle negativamente en la preparación de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro del próximo año. "Los médicos dicen que la lesión permanece. La prioridad debe ser que las molestias no existan", aseveró Vergnoux, quien, sin embargo, señaló que los últimos entrenamientos de la nadadora demuestran que llegaría a "un buen nivel" para competir en Rusia.

En cualquier caso, Mireia reincide en que "sólo ella" tendrá la última palabra. Mañana la nadadora desvelará si finalmente decide ir al Mundial o descansar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios