Maradona vuelve a abrir el debate

  • Zagallo, Menotti y Beckenbauer también dirigieron a sus selecciones sin experiencia

Frescura o experiencia. La sísmica llegada de Diego Maradona al comando de la selección argentina reabrió el eterno debate sobre cuál es la mejor fórmula para dirigir al combinado nacional de fútbol. "Tengo veintipico de años en la selección argentina", dijo Maradona ayer, al volante de su coche, tras una gafas de sol y en tono irónico, a la salida de su casa en Buenos Aires: "Por eso me causa gracia cuando hablan de inexperiencia".

Los recelos en Argentina son muchos, pero el caso de Maradona no es el primero en el mundo. A Mario Zagallo le llaman hoy el Viejo Lobo, pero cuando asumió el mando del Brasil que se proclamaría campeón del mundo en México 1970 apenas tenía 39 años. Y la misma edad tenía César Luis Menotti cuando llevó a Argentina al título en 1978.

Ambos tenían algo de experiencia en los banquillos. Franz Beckenbauer, sin embargo, regresó de Estados Unidos tras colgar las botas para hacerse cargo directamente del combinado germano. Lo llevó hasta la final en 1986, donde cayó frente a la Argentina de Maradona, y al título en 1990, donde se tomó la revancha. 20 años después, Jürgen Klinsmann siguió el mismo camino, aunque dejó a Alemania en las semifinales del Mundial de 2006. El holandés Marco van Basten, el croata Slaven Bilic, el italiano Roberto Donadoni y el rumano Gheorghe Hagi son otros ejemplos recientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios