Odisea en la zona baja

LA trigésima jornada de la Liga ACB ha sido un tanto atípica porque varios partidos no pudieron disputarse por los compromisos de los equipos que disputaban la Final a Ocho de la Copa ULEB. Estos choques se jugarán en los próximos días, donde podremos ver un Real Madrid-DKV Joventut y un Unicaja-Akasvayu de lo más interesante de cara a conseguir una mejor posición en los play offs.

No obstante, la jornada ha sido dramática en los puestos de abajo de la clasificación. Muchos enfrentamientos directos (y los que quedan por venir) y un Estudiantes que está a dos victorias de la salvación con sólo cuatro partidos por disputarse. Bien es cierto que sus próximos rivales están en la misma tesitura, por lo que la situación sigue estando muy abierta y con muchos clubes implicados. Inmediatamente después del conjunto colegial hay siete equipos con sólo una victoria de diferencia. El drama, por tanto, está servido porque como todos sabemos el bajar a la LEB supone caer en un pozo del que nunca sabes cuándo podrás salir.

Resaca europea en Vitoria

El partido más destacado de esta media jornada de Liga se disputó en el Buesa Arena de Vitoria, donde se enfrentaron el Tau y el Barcelona. Un choque que se presentaba de manera distinta para ambos clubes después de haber tenido una desigual suerte durante la semana en sus partidos de desempate de los cuartos de final de la Euroliga. Y, como suele pasar en bastantes ocasiones, la resaca de un gran éxito se convierte en el peor enemigo de un equipo.

El Tau, una vez conseguida su presencia por cuarta vez consecutiva en una Final Four, no fue el mismo de los últimos partidos y cayó de manera justa frente a un Barcelona que con la victoria está más cerca de conseguir la tercera posición de la fase regular. La defensa zonal planteada por el entrenador azulgrana fue la clave de la remontada en el segundo tiempo. Al mismo tiempo, el escolta americano Alex Acker dejó muestras de su indudable calidad y realizó un último cuarto sobresaliente. La irregularidad de este jugador ha sido una de las losas del conjunto blaugrana durante gran parte de la temporada. Para ser justos hay que reconocer que estuvo lesionado durante varios meses. Pero, a pesar de ello, no se observa el jugador referencia que se suponía una vez que Juan Carlos Navarro optó por irse a la NBA. Otros hombres, como Roger Grimau, parecen haber asumido (sin corresponderle) ese rol y son, a día de hoy, más regulares y más productivos para el juego del equipo que el escolta norteamericano.

El DKV deslumbra en Europa

En las competiciones europeas, destacar el nuevo título conseguido (con pasaporte para la Euroliga del año que viene) por el DKV Joventut en la Copa ULEB. Es un gran éxito para Aíto y sus jugadores, que demuestran el gran trabajo que vienen realizando. No es fácil ganar dos campeonatos seguidos y más si tenemos en cuenta la juventud de la plantilla verdinegra y la inexperiencia en este tipo de situaciones de muchos de sus jugadores. Rudy Fernández sigue haciendo historia sumando un nuevo MVP a su palmarés.

Merece reconocer el gran papel y la gran temporada que está haciendo el Akasvayu Girona. Llegaron de tapados a la Final a Ocho y se metieron en la gran final derrotando en las semifinales al Dynamo de Moscú de Pesic, que estaba considerado como uno de los favoritos. Con numerosos problemas económicos, el equipo entrenado por Pedro Martínez está dando sobre el parqué un excelente rendimiento durante toda la temporada.

Por último, en la Euroliga se diputaron los partidos de desempate sin sorpresas significativas. El factor cancha fue determinante y tanto Tau como CSKA de Moscú y Maccabi sellaron su pase para la Final Four de Madrid acompañando al Montepaschi Siena, que ya consiguió la clasificación la semana pasada. De los cuatro equipos que se han clasificado me ha sorprendido la transformación que ha sufrido el Maccabi. Recuerdo su partido de la primera fase en Málaga, donde pasaron sin pena ni gloria. La llegada al banquillo de Sherf, curtido en mil batallas, lavó la cara del equipo y dio protagonismo a una serie de jugadores (Halperin, Morris y Bynum, especialmente) que, unido a la recuperación de su hombre franquicia, Nikola Vujcic, han obrado una clasificación que hace unos meses parecía impensable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios