Pablo Movilla completa la expedición

  • Las ausencias de Berni y Alfonso obligan a tirar de cantera para completar los cupos de españoles

En la expedición a León, una novedad. Cupos obligan y la cantera ahí está dispuesta, esta vez en la figura de Pablo Movilla. Las bajas de Berni y Alfonso propician que deba inscribirse en alta a otro español para cumplir con la normativa. Y el canterano, escolta de 20 años y 1,87, lucía sonrisa mientras cargaba con el baúl del material, peaje obligado de los novatos. "De vez en cuando siempre que hace falta tiran de mí en los entrenamienos y me tratan como uno más. La primera convocatoria con este tipo de equipos tan grandes suelen conllevar una gran emoción. A ver si tengo la suerte de debutar, aunque sea un segundo", decía el discípulo de Paco Aurioles en el Clínicas Rincón Axarquía. Producto genuino de la cantera cajista, entró desde niño en la escuela de Los Guindos, entiende como una recompensa esta convocatoria: "Refleja que estamos haciendo un buen trabajo y damos la talla en los entrenamientos. Los consejos de Paulao o Chylinski son que haga lo que suele hacer, que no intente hacer nada especial".

Para los que desconocen su juego, Movilla se autodefine como un jugador altruista: "Soy un jugador de equipo, juego para los demás. Solía ser base, pero ahora estoy adaptado al puesto de escolta por las necesidades del equipo y también porque me encuentro más cómodo".

El canterano no sólo se dedica al baloncesto. También hincha los codos y se prepara para el futuro: "Intento compaginarlo con Ingeniería de Diseño Industrial. Es complicado, a veces coinciden exámenes y partidos, pero procuro sacar un par de asignaturas, algunas cuatrimestrales... Ahí vamos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios