Parón en la revisión de Freeland

  • Reunión prevista esta semana; interesa a CSKA, Madrid y más franquicias además de Portland

El acuerdo para la revisión de contrato de Joel Freeland lleva varias semanas perfilado, pero no se ha concretado. El Unicaja tiene una cláusula este verano para ampliar dos años más el contrato. Hasta esa fecha, 2014, se negociaba un contrato nuevo, con mayor ficha para el inglés y mayor cláusula para el jugador inglés. Sin embargo, ha habido un parón en unas negociaciones bastante avanzadas. En la Copa del Rey estuvo el agente del jugador, Falo Calvo, y allí se vio con los representantes de la entidad cajista. Y está previsto otro encuentro para esta semana, a lo sumo la próxima.

No es ninguna novedad que Joel Freeland es un jugador cotizado y bien catalogado en las agendas de los mejores clubes del continente, además de varias franquicias de la NBA. El acuerdo nuevo, como se contó en estas páginas, superaba el millón de euros por cada una de las temporadas para Europa y una cláusula asequible para la NBA (un millón de euros) y más alta para Europa (en torno a tres millones).

En la prolongación recogida en el contrato que se firmó en 2009, las cifras de salida son más bajas, tanto para Europa como para la NBA. El asunto es que varios clubes han sondeado al agente del inglés para que no se precipite a la hora de firmar la ampliación porque Freeland interesa. Y dichos clubes son top en Europa. Los que más, CSKA Moscú y Real Madrid. A los dos les seduce la idea de añadir al pívot de Farnham a su rotación interior. Y asumen pagar un traspaso. Los rusos tiene a Krstic, Vorontsevich y Khryapa con contrato para temporadas venideras. No estará Kirilenko, no obstante, que se reparte en ese intercambio de posiciones de tres y cuatro letal para los rivales con Khryapa. El megacrack ruso ya ha declarado que la próxima temporada regresa a la NBA.

El Madrid, mientras, ya tiene atado para la próxima temporada a Marcus Slaughter (Bamberg) y planea algún retoque más en su juego interior. Al menos, lo hacía antes de ganar la Copa. Ya se sabe que los triunfos cambian los diagnósticos sobre necesidades. Y Freeland también entra de lleno en el perfil que se busca. Tomic y Begic estaban en la lanzadera.

Si Freeland mostrara su disposición a salir del club con rumbo a otro grande de Europa, el Unicaja no se cerraría en banda a la negociación. Tanto rojos como blancos tienen en sus filas jugadores de máximo nivel que podrían englobarse en un hipotético traspaso para complementar la oferta económica. El Barcelona está ahí, también medita renovarse en el interior.

No obstante, Freeland siempre ha mostrado su disposición a salir algún día... hacia la NBA. Los Blazers tienen sus derechos desde 2006. Ya decía tras la Copa: "No le he dicho no a Portland, no hay nada definitivo con el Unicaja". Sucede que la de Oregón no es la única franquicia que posa sus ojos en Freeland. Es frecuente en la NBA el intercambio de derechos de jugadores. Y un equipo que sigue con frecuencia las actuaciones del inglés es Oklahoma. Uno de sus ojeadores en Europa es el antiguo jugador Johnny Rogers, al que se ha visto en alguna ocasión en el Carpena. También estuvo en el Sant Jordi.

En fin, un parón que no significa nada definitivo. Freeland se centra en lo deportivo e intenta aislarse y regresar a su mejor nivel de juego en estos meses hasta final de temporada. Tras un comienzo estelar, ha bajado el nivel, sólo con algunos destellos. Busca la continuidad en la excelencia, lo que supondría un alza para un equipo que necesita líderes para remontar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios