Pico en el segundo, bajón en el tercero

  • En sus 36 partidos jugados, el Unicaja gana el segundo cuarto por más de tres puntos de media, pero pierde el tercero (por 1.2) y el cuarto (0.4) Los jugadores admiten el problema

"Como siempre, en el tercer cuarto hemos jugado mal". Era la frase de Jon Stefansson, héroe en el partido ante el Joventut, nada más acabar el encuentro. Ayer lo repetía Fran Vázquez: "No sé si es cuestión de madurez, de dureza mental o de qué, pero sí, tenemos un problema con el tercer cuarto".

Un repaso a los parciales de cada cuarto del Unicaja en los 36 partidos oficiales (20 de ACB y 16 de Euroliga) que ha disputado en esta campaña demuestra que esa sensación que se ha acentuado en partidos como el del Joventut o el Fenerbahce, antes con el Limoges, CSKA, Zaragoza o Efes Pilsen, tiene cierta base numérica. El Unicaja pierde el tercer cuarto por una media de 1.2 puntos. Es el periodo en el que promedia menos puntos (18.6) y en el que más recibe (19.8) de los cuatro. "Es algo que no se entrena, nosotros salimos al mismo nivel. Pero no podemos llegar con 15 puntos al descanso, como nos ocurrió en Estambul, y perderlos en nada de tiempo. Es verdad que los rivales juegan y salen más agresivos. Pero tenemos que digerir que 15 puntos no son nada, se van en tres minutos malos tuyos y buenos del rival", explica Fran Vázquez.

En el vestuario, como se ve, se habla de esa sensación que existe fuera también. Es curiosa la estadística de los grandes segundos cuartos del equipo de Joan Plaza. Digamos que es cuando deja su primer sello la rotación de banquillo. Y en esos segundos 10 minutos de cada partido el Unicaja saca 3.1 puntos de ventaja a su contrario. Es cuando más anota (20.7 puntos) y cuando mejor defiende (17.6). Gana también con cierta solvencia los primeros cuartos (19.7 por 18.6) y pierde de manera ajustada los últimos (19.1 a 19.5).

Evidentemente, es una estadística con matices. Hay partidos más o menos controlados en los que se ha bajado el pistón en el cuarto final. O alguno muy aislado, como el del Top 16 en Moscú, en el que se bajó los brazos. Otros datos curiosos son que el cuarto perdido por más amplia diferencia fue el 23-8 recibido en el tercero en Estambul. Y el ganado con mayor amplitud fue, por los mismos 15 puntos de diferencia, el 14-29 de la segunda jornada de la Liga Endesa en Vitoria, donde este viernes habrá un partido de Euroliga ante el mismo club pero ante una plantilla completamente distintos en componentes y en trayectoria.

Mejores los primeros tiempos que los segundos, (+4.2 contra -1.6), el Unicaja tiene ese tercer cuarto como talón de Aquiles. Para ganar en momentos importantes como los que se avecinan hay que salir del vestuario a tope. El mensaje está asumido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios