Presión, orden y equilibrio

MÁLAGA y Sevilla siempre mantienen una rivalidad. Me alegro de que este año no haya habido conflictos. Es bueno para el fútbol. Que las aficiones animen a su equipo pero que haya deportividad. Como deportista, gusta ese ambiente. Las de Málaga y Sevilla son dos grandes aficiones. Aunque la nuestra, como siempre, estuvo de 10. Mucho colorido, con las pancartas de Malaka y las demás peñas.

Me gustó cómo salió el Málaga al campo, con la actitud correcta en un partido así, con la dosis de agresividad justa. Me quedo con tres palabras: presión, orden y equilibrio. Ha adolecido de alguna o varias de ellas en muchos partidos. Ayer, durante la mayoría del partido, coincidieron las tras El Sevilla, en cambio, se plantó muy temeroso, respetando al Málaga, que dominaba y creaba ocasiones. El gol de Weligton, rematando la falta de Cazorla, otorgó la confianza. La mala suerte fue el gol de Luna, en la primera llegada del Sevilla, en un fallo en cadena. Pero, aunque culminada por Seba a trompicones, el Málaga realizó una gran jugada para ponerse 2-1. Hacía justicia porque el partido seguía siendo del blanquiazul. Y dominando las bandas, por ahí llego el segundo, en una arrancada desde la banda de Coke, que no tuvo su día. La idea de Pellegrini es jugar y tocar, pero usar las bandas es una buena idea para mezclar.

Me quedo con la disputa entre Weligton y Negredo, había ritmo e intensidad. El Málaga plantó a sus dos delanteros, dificultando la salida de balón, con una gran presión que contagió al equipo. Estuvo la presión y la intensidad que otras veces echamos en falta. Se tiraron al suelo, estuvieron pendientes de la segunda jugada. No dejaron pensar al Sevilla. No fue un partido de 10 en juego, pero sí se mereció ganar.

Quiero hacer mención a Recio. Creo que su entrada le da un plus del Málaga, creo que merece más minutos. Da sentido, se nota su presencia, es un organizador, lo que le hace falta al equipo. Con Cazorla y Toulalan e Isco (creo que midió mal en su expulsión) se asocia bien. Es una buena solución, pienso. Lo que se ganó antes de la expulsión no lo quería perder Pellegrini y se dio un pasito atrás. El gol anulado del Sevilla podía ser fuera de juego. Pero ante un gran equipo que está al mismo nivel y con las mismas expectativas, se supo sufrir. ¡Aúpa Málaga!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios