El Rincón despierta del sueño (20-27)

  • El equipo malagueño finaliza su aventura en la Challenge Cup ante el poderoso Lublin polaco, que impuso su ley en la segunda mitad del segundo partido

Un instante del Rincón Fertilidad-Lublin. Un instante del Rincón Fertilidad-Lublin.

Un instante del Rincón Fertilidad-Lublin.

Fue una gran aventura, la primera pero seguramente no la última del Rincón Fertilidad, que escribe páginas brillantes para el deporte malagueño. Exigió hasta el límite al Lublin polaco, uno de las favoritos para ganar la Challenge Cup. Le venció en el primer partido de la eliminatoria disputada íntegramente en Alhaurín de la Torre (18-19) y en el segundo dominaba al descanso (10-9). Pero el poderío polaco, cuadro repleto de internacionales y con un nivel físico varios escalones superior al del Rincón, se impuso y cerró con una victoria lógica (20-27).

A esa lógica desafió el Rincón durante 100 minutos de una eliminatoria de 120. Cayó en los cuartos de final de la Challenge Cup, pero siembra para el futuro. Por ejemplo, para esa Copa de la Reina que se disputará el próximo mes en Ciudad Jardín (goteras mediante), en la que puede hacer grandes cosas.

El partido se desarrollaba en cánones de mucha igualdad. Ligeramente por delante el Rincón, diferencias nunca superiores a un gol. Con Virginia espectacular en la portería, sacando algún penalti y tiros desde seis metros. El Lublin subía una marcha, con su poderío físico se permitía meter desde nueve metros, territorio vedado para un Rincón que debía masticar los ataques para acabar en penetración o desde el extremo.

Con un par de exclusiones inoportunas, el Lublin hacía un amago de escape (7-9) con dos goles de ventaja y una inferioridad malagueña. Pero reaccionó de manera magistral el equipo de Diego Carrasco, enzarzado en una curiosa disputa con el entrenador rival. El partido se jugaba también en los banquillos. Un siete metros transformado por Paula García dejaba ventaja al descanso (10-9) para un Rincón muy mentalizado.

Tras el descanso, el Lublin salió como un vendaval y metió cuatro goles en un parpadeo, apenas tres minutos (10-13). Diego Carrasco frenó rápidamente con un tiempo muerto, poer las polacas habían elevado el nivel físico e hicieron dudar al Rincón. Un par de disparos al poste propios y las transiciones visitantes disparaban la renta hasta los cinco goles (13-18).

Se falló algún siete metros, posibilidades de correr no había y la eliminatoria se ponía negra. Una opción de ponerse a tres goles se cerró con un contragolpes y exclusión de Boada, cerebro malagueño. Competía el Rincón hasta el final, pero la diferencia se extendía, no había herramientas para abrir la defensa rival y, ahora sí, las polacas exhibían su poderío. Se cerraba una eliminatoria que dio para escribir un libro y en la que se despierta de un precioso sueño. El aplauso del público de Alhaurín refleja que fue una gran epopeya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios