Rudy sofoca el incendio

  • El Real Madrid perdía al descanso ante el CAI Zaragoza, pero el mallorquín realiza un espléndido tercer cuarto en el que su equipo liquida el partido tras un parcial de 30-15

El Real Madrid entró en el vestuario con un problema serio. El CAI Zaragoza, alegre y competitivo, había desplegado 20 minutos de buen baloncesto y dominaba (37-41). Ya el año pasado había ganado en Málaga al anfitrión el cuadro maño, copero en el ADN desde los dos títulos que ganara en los 80 aunque haya mediado una refundación. Pero el Madrid salió del vestuario con la idea de resolver aquel lío, de no prolongarlo.

Especialmente, Rudy Fernández, en la competición que le alumbró al estrellato en Sevilla 04. Un parcial de 30-15 en el tercer periodo, en el que el Madrid por medio se embolicó y se ganó las técnicas para Nocioni y para el inefable alero mallorquín, devolvió al partido al cauce habitual y previsible. No hubo ya demasiado partido en el último cuarto, en el que Laso dosificó a sus hombres para gobernar con autoridad al final (85-73). Fue más competido de lo que parece.

Este Madrid ha mejorado en lo que va de 2015 y partía con una cabeza de ventaja respecto a los demás al iniciar la competición, pero no tiene la redondez del año pasado, la inevitable vara de medir. El equipo se ha vuelto más rudo con las adiciones de Ayón, Nocioni y Maciulis, más la recuperación del defenestrado Slaughter.

Que Felipe Reyes siga siendo trascendental puede interpretarse desde diversas ópticas. Desde su increíble capacidad de mejora camino ya de los 35 años hasta la falta de resolución en el resto de los interiores. Felipe sostuvo al Madrid durante el primer tiempo, con su pelea en las dos canastas. Pero el interesante juego interior del CAI, con Landry y Norel como ejecutores, presentaba pelea. El holandés dio ramalazos del jugador que se pensaba que era antes de que sus rodillas hicieran crac.

Esa incisión caísta menguó cuando tras el paso por el vestuario el Real Madrid elevó bastante el nivel defensivo y hasta ahí no llegó el aguerrido cuadro maño, que con buen baloncesto intentó responder. Después de marcharse por más de 10 puntos el equipo de Laso, el CAI redujo a siete, pero cuando no es Rudy es Sergio o Carroll. Ganó el Real Madrid, pero no sobrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios