Ruleta rusa del Sevilla

  • Los de Jiménez se vuelven con un valioso empate a casa (1-1), pero su falta de ambición les llevó de un partido plácido a otro lleno de trabas · Mark González, ex bético, igualó

El Sevilla arrancó un valioso empate en su visita al CSKA Moscú (1-1) en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, en el que se adelantó en el marcador en la primera parte, pero pecó de falta de ambición. No tuvo que hacer un gran esfuerzo el cuadro español para adelantarse en el marcador. Lo hizo en una buena jugada del omnipresente Jesús Navas. En cambio, en la segunda parte el Sevilla jugó a la ruleta rusa, lo que le costó el empate, obra del chileno Mark González, ex del Betis.

Manolo Jiménez optó por dejar en el banquillo a Kanouté y poner en liza al trivote defensivo compuesto por Romaric, Zokora y Renato para frenar las embestidas del equipo del ejército ruso en los primeros compases del encuentro. Pese a que las temperaturas eran mucho más cálidas de lo esperado y el césped artificial del estadio Luzhnikí presentaba un aspecto magnífico, salió frío el Sevilla.

El CSKA avisó por mediación de Necid, que cogió desprevenidos en dos ocasiones a los centrales sevillistas, pero sus disparos salieron muy desviados. El segundo en poner en aprietos al Sevilla fue Mark González, que se sacó a los diez minutos un buen centro desde la izquierda que Krasic no aprovechó. Mientras, el Sevilla no conseguía hilvanar jugadas de peligro y tanto Negredo como Jesús Navas se encontraban muy desasistidos.

La mejor jugada de los rusos la protagonizó Krasic, que se llevó en velocidad a Fernando Navarro por la derecha y su centro lo remató espectacularmente de chilena Mark González, pero alto.

A partir de ahí, el Sevilla comenzó a desperezarse y adelantar líneas, mientras Navas y Adriano comenzaron a pedir más el balón. Así, a los 25 minutos Navas recibió el balón por la derecha, se fue de su marcador en velocidad y centro raso al corazón del área rusa. Allí Negredo esperó que el balón pasara entre el portero y el central rusos para empujar el balón a las redes e inaugurar el marcador.

Nunca imaginó el Sevilla que con tan poco esfuerzo y con un planteamiento ultradefensivo podría acabar los primeros 45 minutos por delante en el marcador.

El CSKA salió a por todas en la segunda parte y Krasic estuvo a punto de empatar a los dos minutos al recibir un centro al segundo palo en el vértice izquierdo del área pequeña, pero su remate no alcanzó su objetivo. Los pupilos de Jiménez optaron por seguir jugando con fuego, sin arriesgar ni profundizar, y ni siquiera la entrada de Perotti por Adriano cambió mucho la dinámica del juego.

Así que, paradojas del destino, tuvo que ser Mark González el que lograra el empate con un magnífico disparo desde fuera del área que sorprendió a Palop (66'). El Sevilla parecía noqueado y Necid estuvo a punto de amargar aún más la vida a los españoles con un disparo desde dentro del área, pero no hubo más goles.

cska moscú: Akinféev; A. Berezutski, Ignashévich, V. Berezutski, Shénnikov; Krasic, Aldonin, Shemberas, Mark González; Honda (Mamáev, 83') y Necid. sevilla: Palop; Stankevicius, Fazio, Escudé, Navarro; Adriano (Perotti, 59'), Zokora, Renato (Acosta, 88'), Romaric, Navas; y Negredo (Kanouté, 76'). Goles: 0-1 (25') Negredo. 1-1 (66') Mark González. Árbitro: Felix Brych (alemán). Amonestó a los locales Aldonin, Mark González y Honda. Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio olímpico Luzhnikí en la capital rusa ante unos 40.000 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios