Salva pilota el cazabombardero malaguista

  • El maño reapareció por la puerta grande después de dos meses y medio sin ir convocado · Sus dos goles llevaron la locura a la grada

Después de una primera parte en la que estuvo perdido, el Málaga sacó toda su artillería tras el descanso y se convirtió en un cazabombardero al acecho del Almería. Este avión, el de la remontada, estuvo pilotado por Salva Ballesta, que ayer volvía a aparecer en una convocatoria después de dos meses y medio sin figurar.

El delantero maño fue recibido en La Rosaleda entre aplausos. Mientras el jugador realizaba el calentamiento previo al partido, la afición le animaba y le vitoreaba, lo que hacía presagiar que el público deseaba la reaparición del punta. Pero hubo que esperar hasta la segunda parte para ver entrar en acción a Salva, que salió junto a Duda en sustitución de Miguel Ángel y Nacho y revolucionaron el partido.

Con el 1-2 en el marcador después del gol de Luque, la afición empezó a llevar en volandas al equipo. Las gradas se convirtieron en un hervidero de vítores y los jugadores notaron el empuje de los suyos. Fue entonces cuando el de Zaragoza anotó el que sería su primer gol de la tarde. Tras lograrlo, el maño siguió corriendo hacia la banda señalando a la afición (dando a entender que se lo dedicaba a ellos) y culminó su carrera abrazando al cuerpo técnico y médico del Málaga. El jugador que tantos y tan buenos momentos había dado a Martiricos volvía a reaparecer y lo hacía por la puerta grande.

"Es un momento muy bonito para dedicarlo a todo el cuerpo médico, a los recuperadores, a Torron [Marcelino Torrontegui, masajista del Málaga], Rafa [por Rafa Mondragón, el recuperador del club blanquiazul]... A todos los compañeros, no quiero dejarme a ninguno, todos se han alegrado mucho por mí. Y sobre todo a mi mujer, que sabe realmente cómo soy yo y sabe lo que he sufrido por no jugar", manifestó Salva Ballesta tras el encuentro en rueda de prensa y es que el delantero reconoció que todas "esas personas pasaron por mi cabeza en unos segundos cuando marqué".

Sus continuas lesiones le han obligado a mantenerse lejos del campo, pero durante todo este tiempo ha contado con el apoyo del vestuario. Ayer, tras su primer gol, sus compañeros se acercaron a abrazarle mientras le insuflaban más fuerzas con comentarios de apoyo y ánimo. Por eso, el delantero tuvo un guiño emocionante hacia ellos: "Me llevo la alegría de los comentarios que mis compañeros me han hecho hoy [por ayer], porque me han dicho cosas muy bonitas".

Tras el primer tanto de Salva, llegó el segundo, que culminó una carrera por la banda en la que, si bien se veía el esfuerzo sobrehumano que el maño estaba haciendo para dejar atrás a Carlos García, el jugador consiguió llegar al borde del área y chutar a portería levantando de nuevo a la grada, que por aquel entonces ya estaba totalmente rendida a sus pies. Extasiado tras su enorme esfuerzo por certificar la remontada, en esta ocasión el jugador se quedó parado en el campo mientras sus compañeros iban a abrazarlo de nuevo. El Ave Fénix volvía a resurgir de sus cenizas.

Ya desde enero, cuando marcó un gol en el amistoso que el equipo jugó en Nerja, Salva comenzó a brillar después de tantas y tan aparatosas lesiones. Desde entonces, el jugador ha seguido dando una imagen muy buena durante los entrenamientos, en los que últimamente ha estado anotando goles de forma continuada. "Estaba confiado y deseando jugar", reconoció sobre sus continuos avisos a Antonio Tapia en los ensayos matutinos.

Reencontrarse con el gol ha sido sin duda el mejor premio para este delantero que tanto ha sufrido a la sombra con procesos de recuperación muy largos. "El ímpetu y las ganas de estar ahí me han hecho perderme más partidos. Un día antes de un encuentro yo me entreno como si fuera un día de competición. Yo podría no ir el sábado a por un remate para estar el domingo, pero voy, porque compito toda la semana, no sólo el domingo", explicaba el punta sobre el porqué de sus recaídas.

En cualquier caso, el partido de ayer contra el Almería sentará un antes y un después en la carrera futbolística de Salva, que volvió a renacer como en sus mejores tiempos poniendo una vez más las cosas difíciles a Tapia para la próxima lista de convocados. "La verdad es que ha sido una reaparición muy bonita, sobre todo porque se ha producido una remontada de un 0-2 y eso siempre sabe mejor", dijo emocionado el internacional, que aseguró que su aportación al equipo es "la capacidad que tengo de estar en el campo y de hacer más goles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios