Senna le regala la victoria al Villarreal

  • Sólo la falta de acierto privó a los de Pellegrini de un resultado más amplio ante un Celtic que sigue sin ganar en España

El Villarreal consiguió ayer su primer triunfo en la presente edición de la Liga de Campeones al imponerse por 1-0 al Celtic de Glasgow gracias a un gran lanzamiento de falta de Marcos Senna, aunque gozó de un buen número de ocasiones para haber ampliado su ventaja. El colíder de Liga española se mantiene imbatido en Liga de Campeones como local y amplió la racha negativa de resultados del Celtic de Glasgow, que no ha ganado nunca en España en partido oficial.

Durante el primer tiempo, el Villarreal visitó con asiduidad el área rival e incluso tuvo la oportunidad de adelantarse en el marcador, pero fue el Celtic el que desperdició la mejor ocasión, fruto de un error defensivo del conjunto castellonense. A falta de tres minutos para que el árbitro señalase el descanso, el único delantero del Celtic, el griego Georgios Samaras, se aprovechó de un error defensivo de Diego Godin para plantarse completamente solo frente a Diego López, pero el portero local anduvo acertado en el mano a mano.

No obstante, los futbolistas que dirige Manuel Pellegrini controlaron el encuentro desde el pitido inicial, fueron dueños de la pelota y también marcaron el ritmo que más les interesó, pero carecieron de inspiración en los metros finales. Joseba Llorente tuvo ocasión de marcar con la cabeza y con los pies, al igual que Giuseppe Rossi, pero la ocasión más peligrosa del Villarreal en los primeros cuarenta y cinco minutos fue un lanzamiento lejano de Senna.

Por el contrario, el conjunto que dirige Gordon Strachan basó su juego ofensivo en la velocidad de Aiden McGeady y la labor de desgaste de Samaras. Entre los dos lograron varios saques de esquina, que en definitiva fueron las mejores opciones para su equipo.

El conjunto escocés trató de jugar rasa la pelota y tocar en corto, pero enfrente tuvo una buena defensa que le obligó a jugar con demasiada rapidez y de forma imprecisa. La afición local tuvo un nuevo sobresalto tras el descanso, cuando el central escocés Stephen McManus, se encontró con una pelota suelta dentro del área y a punto estuvo de taconear a gol. De nuevo la intervención de Diego López salvó a su equipo.

La falta de frescura exhibida por el equipo de Pellegrini en la primera mitad fue remediada por el mejor jugador del partido, Marcos Senna, que encarriló el duelo con un magnífico libre directo, y a partir de este momento el Villarreal encontró muchos más espacios. Sin embargo, no pudo ampliar su ventaja porque no fue el día de Rossi, Ibagaza, Cazorla o Llorente, y ejemplo de ello fue la jugada que se produjo a falta de cuatro minutos del final, cuando el argentino regateó a la defensa y cedió a Llorente para que rematase en dos ocasiones sobre el cuerpo del portero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios