El Sevilla se adjudica un intenso duelo

  • El gol de Iborra aporta una ligera ventaja a los de Emery para la vuelta

El Sevilla ganó (1-0) al Borussia Mönchengladbach con un gol de Vicente Iborra que le da una mínima ventaja para afrontar la próxima semana en Alemania la vuelta de los dieciseisavos de final de la Liga Europa, tras un partido intenso, emocionante e igualado, en el que ambos conjuntos demostraron su potencial. El tanto de Iborra, a veinte minutos del final, premió el ímpetu de los sevillistas, sobre todo en la segunda mitad, ante un gran rival, en un choque sin muchas ocasiones claras de gol.

Unai Emery, entrenador del Sevilla, repitió el once que ganó el sábado (3-0) al Córdoba en Liga, con Reyes, Banega y Vitolo como tridente ofensivo, y Bacca más adelantado, en tanto que su homólogo en el banquillo del Mönchengladbach, Lucien Favre, presentó algunos cambios. Jantschke ocupó el lateral derecho por Korb, Álvaro Domínguez pasó del otro lateral al eje de la zaga con Stranzl y Oscar Wendt jugó en la izquierda. Con Kramer y Xhaka de medios centros, confió arriba en Raffael y Hrgota.

El Sevilla salió con mucha intensidad, pero sin crear opciones de gol porque su rival, muy sólido atrás y sin renunciar al ataque, se plantó muy bien en el campo y pudo adelantarse en el minuto 20 por mediación de Kramer, si bien el disparo de éste desde la frontal del área fue repelido por Sergio Rico.

En el último cuarto de hora del primer tiempo, el Gladbach, que controló más el juego desde la fortaleza de sus medios centros, buscó a sus puntas. Hrgota estuvo cerca de marcar tras un pase de Raffael, pero su tiro lo atajó de nuevo Rico con otra gran salida.

Tras la reanudación, los sevillistas apretaron más y buscaron vías para abrir la ordenada zaga alemana. Así, el duelo se abrió con llegadas a ambas áreas. Pese a estar algo agazapado, el Borussia intentó crear peligro a la contra. Wendt lo intentó con un disparo que salió desviado, mientras que la réplica en el bando local la firmó Bacca, que cabeceó flojo y sin problemas para Sommer.

Reyes dejó el campo con problemas físicos, y entró Diogo Figueiras para que Aleix Vidal adelantara su posición. Los de Emery insistieron en busca del gol, pero con poca claridad y sin mucha presencia en ataque. Con todo, su mayor virtud fue la constancia. Y así hallaron su premio. A 20 minutos del final, Iborra firmó un tiro cruzado dentro del área tras remachar un gran pase atrás de Diogo tras una rápida incursión por la derecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios