En Sevilla se frotan las manos

El sorteo que no ha gustado demasiado en Málaga sí se ha celebrado en Sevilla. Algo lógico y comprensible. Entre Barcelona, Real Madrid, Unicaja y Caja Laboral, el potencial de los dos gigantes y la tradición copera de los baskonistas colocaba al equipo malagueño el primero en las preferencias en la entidad sevillana, que se ha tomado esta Copa con mucho interés. Una prueba fehaciente es que el cambio del nombre del patrocinador (Banca Cívica por Cajasol) se ha hecho desde ya precisamente por el impulso que supone la repercusión de la marca en un evento de tanta difusión como la Copa del Rey.

En Sevilla era considerada fundamental y básica la presencia en el torneo del K. O. En primer lugar, porque se piensa que la plantilla confeccionada da para eso. Y porque en mayo se cumplen 25 años desde que se compraron los derechos para jugar en Primera. No ascendió al primer año pero sí al segundo. Además, se viven buenos momentos deportivos. Por primera vez se han sumado tres victorias consecutivas esta campaña (CAI, Obradoiro y Gran Canaria).

Joan Plaza tiene predilección por este tipo de competiciones coperas. Al menos, es donde mejor ha rendido en sus dos años anteriores. En su primer año en Sevilla, el Cajasol se metió en Copa y en play off (siendo una de las mejores defensas de Europa). Ahí, en Bilbao, consiguió acongojar al Barcelona campeón de Europa como nadie más lo hizo en esa Copa que el club azulgrana conquistó devastando al Real Madrid en la final. En el segundo años, Plaza no llegó a la Copa ni al play off, pero a cambio llegó a la final de la Eurocup, muy celebrada en la capital andaluza.

En el club sevillano sentó bastante bien el emparejamiento. Públicamente se traspasa la presión al Unicaja, con su condición de cabeza de serie encima de la cabeza. Pero Plaza ya tiene marcado en rojo ese 17 de febrero en el Sant Jordi. En la semifinal de la Eurocup en Treviso el año pasado ya se vio que el equipo respondió bien en un duelo de máxima presión. Se desprende de las dePlaza prepara bien

Al jugador franquicia, Paul Davis, le motiva mucho la Copa del Rey. Le han hablado maravillas del ambientazo que se mueve y quiere reivindicarse en un gran escaparate. Y enfrente hay dos ex jugadores del Unicaja, Guille Rubio. El primero salió el pasado verano tras dos años. El otro, Txemi Urtasun, perteneció cuatro temporadas, pero nunca llegó a debutar oficialmente de verde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios