Zidane pasa la página de París

  • El técnico francés intenta mentalizar al Madrid antes de ir a Eibar

  • Difícil salida para el Levante

Zidane gesticula en la sala de prensa. Zidane gesticula en la sala de prensa.

Zidane gesticula en la sala de prensa. / efe

El Eibar, que buscará en Ipurua la primera victoria de su historia ante el Real Madrid, será el examen de realidad en Liga del equipo de Zinedine Zidane, que mostró la mejor de sus caras en Liga de Campeones y quiere trasladarle a una competición en la que se mantiene a 15 puntos del líder.

El Real Madrid dejó una imagen imponente en el Parque de los Príncipes, una exhibición como equipo que le permitió minimizar al poderoso París Saint-Germain y alimentar los sueños europeos en una temporada repleta de altibajos.

No quiere más en Liga, Zidane, consciente de que la salud en Liga de Campeones depende en buena parte del estado en el que sus jugadores lleguen al futuro cruce de cuartos de final. El objetivo es encadenar una racha de victorias que mantenga el nivel de confianza logrado tras demostrar quién sigue siendo el rey de Europa.

Y en Ipurúa lo intentará con un once repleto de novedades y con la apuesta firme por las rotaciones de un Zidane que en París dejó los lados los nombres para premiar estados de forma. Por eso jugadores señalados por su suplencia, como Gareth Bale e Isco Alarcón, regresarán al equipo titular frente al Eibar, con muchas opciones para Toni Kroos y Luka Modric, para ganar ritmo de competición tras sus lesiones.

Se perfilan descansos para Raphael Varane y Marcelo en defensa, Casemiro y Lucas Vázquez por su gran desgaste de París y Marco Asensio, decisivo en la gran cita.

El encuentro liguero llega tras la enésima defensa a ultranza de Zidane a Karim Benzema, perdonando su falta de puntería y destacando otras virtudes. Aunque se perfila suplente, necesita el gol más que nunca para silenciar las críticas hasta cuando el Real Madrid gana un encuentro clave de su temporada.

El Eibar por su parte, tratará de aprovechar el bajón de pulsaciones del conjunto madridista tras su clasificación a cuartos de final de Champions y la lejanía del liderato en Liga para intentar dar un puñetazo sobre la mesa, acabar con la estadística que dice que nunca han ganado a uno de los dos grandes y, de paso, seguir soñando con los puestos europeos.

En clave malaguista, el Levante, rival directo por el descenso y el que marca ahora mismo la salvación, visita un campo complicado, el del Getafe, que aún sueña con acabar la temporada en posiciones europeas. El Levante vive con la soga de la permanencia al acecho y que intentará escapar huir del descenso con la ayuda de su nuevo entrenador, Paco López.

El conjunto de José Bordalás ofreció la pasada jornada una imagen diferente a la que acostumbra en el estadio Santiago Bernabéu. No fue el equipo rocoso que muchos rivales han sufrido y perdió 3-1 con el Real Madrid Ahora, una semana después, intentará volver a la dinámica de la victoria para acercarse a la sexta plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios