2012: año Freeland

  • En progresión imparable, el inglés, referente cajista, afronta una temporada de retos importantes · El club gestiona su blindaje, aunque tiene la opción de prolongar por dos campañas más su compromiso

Cuando el Unicaja fichó a Joel Freeland en el verano de 2009 hizo una fuerte apuesta por él. Le firmó un contrato alto por tres temporada con dos más opcionales. Entonces era una promesa con muy buena pinta que había dejado trazos brillantes en el Gran Canaria. Había cierto riesgo, se le ofrecía un contrato alto y ambicioso, pero la decisión de la anterior dirección se reveló como un acierto pleno. Hoy es una realidad incontestable, uno de los mejores pivots que juega en Europa. Freeland está en un año bisagra y de su regularidad dependerá en parte si el Unicaja puede dar un saltito más en su fenomenal rendimiento de los últimos meses de año. Personalmente, es un año clave para el inglés, en el que tendrá que tomar decisiones importantes.

La ACB publicaba el último día de 2011 el listado de jugadores más valorados a lo largo del año natural en la Liga Endesa y Freeland mandaba por delante de Gustavo Ayón. 617 puntos del inglés, dos más que el mexicano, recién transferido a Nueva Orleans. Promedia poco más de 18 puntos de valoración, cerró el año con un partidazo en Sevilla, con un último cuarto sensacional. Sólo Bracey Wright le quitó el MVP de la última jornada.

Freeland concurre en la carrera por ser el mejor jugador de la temporada en la Liga Endesa, pero sus miras están altas, arriba. Acaba contrato en junio, pero el Unicaja tiene opción de prolongarle el contrato hasta 2014. De cualquier forma, el director deportivo del Unicaja, Manolo Rubia, dejaba claras las intenciones del club en una entrevista en este periódico uno de los últimos días del año. "Espero que no se vaya. Tiene dos años más y vamos a intentar revisar su contrato para que esté más a gusto aún. Ha pasado una mala racha porque no descansó en verano, pero es un chico espectacular", decía Rubia.

El agente de Freeland, Falo Calvo, viene regularmente a Málaga. Estuvo hace pocas semanas en Los Guindos reunido con la cúpula directiva del Unicaja para tratar la citada ampliación. Es una negociación que ya se inició en verano, pero se optó por frenarla hasta la disputa del Eurobásket. Después de aquello, se ha conversado y la ampliación de contrato del jugador inglés es uno de los temas recurrentes en las conversaciones entre técnicos y Consejo. Chus Mateo le ve un hombre capaz de liderar un proyecto ganador a medio plazo. Como decía Rubia, el Unicaja pretende blindarle, aunque la cláusula de salida está entre millón y medio y dos millones de euros, una cifra respetable para los tiempos que corren en el baloncesto europeo. El Barcelona, por ejemplo, se planteó ejercerla el pasado verano, pero apostó por dar continuidad a Ndong y una oportunidad más a Perovic ante la imposibilidad de acomodar al serbio y a la contención presupuestaria en las secciones ordenada por Sandro Rosell.

Sucede que ahí está la NBA, siempre pendiente de talento emergente desde este lado del charco. Otro clásico del Carpena y de las pistas en las que juega es Jason Filippi, responsable de scouting internacional de los Blazers, franquicia que eligió a Freeland en el draft de 2006. Desde Portland tienen ojos para la progresión del inglés, que no niega que algún día quiere jugar en la NBA. "Pero no para estar en el banquillo y sólo si me siento preparado", suele acotar. 2012 aparece como una ventana especial. Este año se celebran los Juegos Olímpicos en el país natal de Freeland y él será una de las puntas de lanza del equipo británico en el evento. Un escaparate tremendo, sin duda.

Freeland está muy cómodo en Málaga, se siente feliz con el rol de líder que le otorga Mateo, se siente progresar. En febrero cumplirá 25 años, aún con margen para madurar. "He tenido un buen año, pero siempre quiero más. Quiero mejorar mi juego, en defensa y en ataque... en todo. Ha sido un buen año pero ahora quiero ser mejor para mi equipo. Tengo que seguir trabajando, seguir mejorando, trabajando en otros aspectos. No siempre es bueno tirar, sino que a veces es mejor pasar a mis compañeros. No quiero hacer demasiados tiros sino jugar para mi equipo y eso es lo que está pasando ahora: estoy tirando menos que antes, pero nos va mejor. Ése es mi objetivo", decía en una entrevista-balance en acb.com.

"Tiene todo para ser un jugador sobre el que construir algo importante. Importante de verdad", decía sobre él Jorge Garbajosa al poco de regresar a Málaga. Él sabe de qué va esto. El Unicaja también.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios