unicaja

Una carambola muy complicada

  • Las opciones de ir al primer bombo pasan por ganar al Efes y esperar las derrotas de Maccabi en Salónica, del Madrid ante el PAO y del Montepaschi en Atenas más un ojo en el 'averaje'

Comentarios 0

A 11.000 metros de altura, sobrevolando los Alpes, se echan cuentas en el avión que transporta al Unicaja de Vilnius a Málaga, con posterior escala en Las Palmas. Casi cinco horas dan para mucho. Scariolo y su cuerpo técnico repasan vídeos del Murcia y el Efes después de que la noche anterior ya visionaran el encuentro ante el Lietuvos. Es una especie de medicación para el sueño que soportan los técnicos. Si no ven el partido recientemente jugado y sacan las primeras conclusiones no pueden irse a la cama. Quienes sí dormitan en el avión son los jugadores, combinando con la lectura y las partidas de PSP.

Se lamenta la derrota en Vilnius, porque se vio cerca el triunfo. Pero también hay tiempo para echar un ojo a ver cuál es la situación del Unicaja antes de la última jornada de la primera fase de la Euroliga. Optar al primer puesto del Grupo B es ya una utopía, porque el Lietuvos Rytas es inalcanzable matemáticamente. Sin embargo, sí queda un mínimo resquicio para la esperanza de figurar en el primer bombo, el de los cabezas de serie, en la práctica con los mismos privilegios que los tres líderes, antes del sorteo del Top 16 (próximo lunes 4 de febrero, en Madrid), vía la obtención del mejor segundo puesto de los tres grupos. Es una carambola harto improbable, pero posible con los números en la mano. Incluiría la victoria propia ante el Efes y las derrotas de Maccabi, Real Madrid y Montepaschi. Con ciertos matices en asuntos de averaje.

Las victorias ayer de Maccabi ante el Armani Jeans, que bordeó la sorpresa de la mano de un gran Gallinari, y del Real Madrid en Roanne no facilitaron la situación. Innegociable es la victoria ante el Efes Pilsen en el Carpena, que no es un partido intrascendente. Sin el dramatismo de verse dentro o fuera de la competición y con la seguridad de avanzar a la siguiente ronda pase lo que pase, una derrota ante los turcos implicaría rodar hasta la cuarta plaza del grupo y, como consecuencia, al tercer nivel del sorteo, lo que desluciría una gran primera fase. Parece complicado un cruce benévolo desde esa posición, como ocurriera el año pasado.

Después, vendría la catarata de coincidencias. Se necesitaría una derrota del Maccabi en el Alexandreio de Salónica para acceder al segundo puesto del grupo. Los macabeos aún pueden ser primeros si ganan y el Lietuvos Rytas pierde en Zagreb. Y el Aris aún puede subir un nivel de sorteo (del cuarto al tercero) si vence y el Efes cae en el Carpena, así que los dos equipos amarillos tienen cosas en juego. Un posible triple empate (al que conducirían las derrotas de lituanos e israelíes más el triunfo malagueño) dejaría la tabla del grupo en este orden: Lietuvos, Unicaja y Maccabi. En el balance particular de los tres equipos los de Vilnius tendrían tres victorias, los cajistas dos y los israelíes una.

La siguiente premisa sería una derrota del Real Madrid ante el Panathinaikos. Los blancos aventajan en una victoria al Unicaja y le superan en un average de +7 (+114 de los blancos y +107 de los cajistas). O sea, que la suma hipotética de puntos a favor de los malagueños ante el Efes y en contra de los blancos ante el PAO debería ser superior a esos siete puntos. Los griegos ya son matemáticamente campeones de grupo tras derrotar ayer al Fenerbahce, por lo que el partido para ellos no es capital. La temporada pasada, por ejemplo, los de Obradovic perdieron sus tres últimos partidos de la primera fase una vez asegurado, con 11 victorias en el arranque, ser cabeza de serie. La amplísima plantilla a disposición del serbio, en el otro lado, permitirá, teóricamente, oportunidades a jugadores de nivel con ansias reivindicativas.

Y la última condición sine qua non para que la carambola a cuatro bandas surtiera efecto es que el Montepaschi Siena caiga derrotado en su visita al Olympiacos o, en su defecto, que la victoria cajista ante el Efes (+117 contra +107 de averaje general) sea 10 puntos superior a la de los toscanos en el hasta ahora invicto Palacio de la Paz y de la Amistad. El Olympiacos también se juega subir del cuarto al tercer nivel.

El Grupo A (Montepaschi) juega su jornada en horario unificado el próximo miércoles 30, mientras que el B (Maccabi y Unicaja) y el C (Real Madrid) lo hacen el jueves 31. Cábalas que no son, en cualquier caso, trascendentales para el futuro del Unicaja en Europa, pero que sí permitirán adivinar la hoja de ruta en las posteriores instancias de la competición.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios