"Yo confío en el compromiso del equipo para salir adelante"

  • El capitán de la selección analiza la situación del equipo, pero apela a la profesionalidad del vestuario · Observa con tristeza la situación del Estudiantes y la ve como ejemplo para no perder la perspectiva

No le gustan los focos a Carlos Jiménez, ni dentro ni fuera de la pista, pero sentado en las gradas del Palacio el capitán de la selección española analiza la complicada situación de este Unicaja que, tristemente, aún no ha asegurado su presencia en el play off.

-¿Hay miedo en el vestuario a no estar presentes en la pelea por el título?

-Hasta que no esté asegurado matemáticamente, esa situación está ahí, pero yo confío en el compromiso del equipo para salir adelante y llegar al play off lo mejor posible

-Los tres últimos partidos en casa se han perdido. ¿Qué cambios se han padecido?

-Antes se nos achacaba que jugábamos peor fuera. Lo hemos corregido un poco y ahora quizá hemos perdido un poco de confianza en casa, no hemos hecho prevalecer el factor cancha que en otros momentos sí hemos usado bien y quizá nos hemos dejado llevar por la ansiedad, por los nervios. Hay partidos que teóricamente debíamos haber ganado, jugados ante equipos en situaciones complicadas, en el que no supimos ejercer el factor cancha. Es fruto de lo competida que es la Liga ACB.

-Después de cuatro meses y casi 20 partidos sin perder en el Carpena, esta serie negativa. ¿Dónde radica esa irregularidad?

-No lo sé, francamente. Está siendo una de las claves en lo que va de temporada. No soy partidario de hacer valoraciones hasta que no acabe todo, pero sí es cierto que tenemos una evidente irregularidad. Tenemos que trabajar, confiar en nosotros, abstraernos de las situaciones que ocurran porque estamos en uno de los momentos importantes de la temporada.

-¿Puede ser este equipo competitivo en el 'play off'?

-Sí, espero que en el momento que acabe la liga regular y empiece el play off todos demos un paso adelante. Hay un compromiso fuerte en toda la plantilla y espero que la gente vuelva a estar con nosotros y ese factor cancha lo hagamos valer.

-Viene menos gente al Carpena y cada vez está más descontenta. ¿Afecta eso en la pista?

-Intentas que no y esperas que el apoyo sea siempre positivo, pero las opiniones son libres. Intento quedarme sólo con lo bueno. Debemos estar todos en la misma línea, que el que venga nos apoye. Pero nosotros también tenemos que convencerles para que lo hagan.

-Arrastra problemas físicos que no le impiden jugar pero que le merman. ¿Influyen en su rendimiento?

-Son cosas que pasan, nadie está exento de ese tipo de situaciones. Voy controlando un poco y con una buena actitud no caben las excusas. Son circunstancias con las que hay que combatir.

-Puntualmente se le ha visto asumir responsabilidades atacantes. En otros partidos, sin embargo, apenas lanza a canasta. ¿Influye mucho el rival en esa circunstancia?

-Quizá, es lo que pienso. En algunos partidos estoy teniendo protagonismo, en otros no. Es el propio partido lo que lo condiciona, no es que yo quiera asumir más o menos. Hay que acatar en cada momento el rol que debes tener en el equipo. No es el momento de individualidades, sino el del grupo. Una de las claves de lo que podamos conseguir es que cada uno haga lo que se le pide. No tener problema en tirar más o menos, en jugar en un puesto u otro, en tirar más o menos. Tenemos una plantilla larga y completa y esa riqueza es la que nos puede dar llegar lejos en los play off.

-¿Cómo lleva la vuelta a la posición de tres tras un año como cuatro, con puntuales minutos como ala-pívot?

-Lo mejor posible. Es una situación que ya se había hablado. Hay partidos con distintas necesidades. El problema de las lesiones es que casi en ningún momento de la temporada hemos podido entrenar toda la plantilla. Eso me ha condicionado un poco a estar bailando en una situación y otra. Quizá no he podido preparar algunos partidos como debería, como me habría gustado. Pero entiendo que son las circunstancias del juego y que se trabaja por el bien del equipo.

-Parece que la tendencia del baloncesto moderno es que los treses sean más pequeños y rápidos. ¿Le cuesta más?

-Llevo muchos años y me he encontrado de todo enfrente. Las desventajas en algún momento son ventajas en otro. Se trata de que los puntos débiles se noten lo menos posible y sacar máximo provecho de los fuertes. Sí es cierto que la corriente del baloncesto actual, no moderno, es tender más a este concepto, igual que los cuatros son más rápidos, se abren y tiran. Yo prefiero hablar de baloncesto actual antes que moderno porque parece que el de antes no servía de nada.

-¿Su futuro entonces será jugar más de cuatro que de tres?

-No es algo a lo que le des muchas vueltas. Estaré donde el cuerpo técnico entienda que aporte lo máximo para el grupo y ahí estaré siempre y cuando no sea perjudicial para el grupo. Creo que me voy defendiendo en esta alternancia.

-Cuando fichó por el Unicaja hace casi dos años, ¿esperaba mejores resultados, estar más cerca de los títulos?

-Bueno, el año pasado alcanzar la Final Four fue un éxito muy grande. Ahora quedamos pronto fuera de la Copa del Rey, fuera de la Euroliga por un punto... No tengo mucha queja de mi estancia en Málaga, la verdad. Otra cosa es el sentimiento general, que es algo que no puedo controlar ni debo valorar. Se venía de ganar una Copa y una ACB, pero también se llegó a una Final Four. La gente se acostumbra muy rápido a lo bueno y pierde un poco la objetividad a la hora de valorar las cosas. Por el momento, el balance es positivo, me siento satisfecho del año pasado. Y éste lo valoraremos cuando finalice la temporada.

-Quizá la situación que atraviesa el Estudiantes ayude a mirar todo con perspectiva. Hace cuatro años jugaba una final de la ACB.

-De acuerdo, vale para hacernos recapacitar, para ver lo que ocurre y para ver hacia dónde camina esto. Sirve para valorar lo que se tiene. Yo confío en que mientras no sea matemático puedan salvarse del descenso. Si al final no lo consiguieran sería una gran tristeza. Fueron muchos años allí. Cambiaron algunas cosas, se han ido perdiendo conceptos que eran muy importantes, sobre todo en el plano deportivo. Si hay descenso a la LEB espero que se puedan rescatar esos valores e ideas que tantos años caracterizaron al Estudiantes y que pueda servir de impulso para recuperarlas. Espero que aún sigan teniendo cabida. Es un poco de todo, influyen muchísimos factores. Algunos controlables y otros incontrolables por el entorno. Algunos son errores de determinadas personas y otro supongo que serán inevitables.

-Jugó hace poco ante el Akasvayu de Marc Gasol y ahora viene el DKV de Rudy. ¿Había vivido antes una etapa con tanta trascendencia del jugador español en la ACB?

-Nunca lo había vivido y me siento muy orgulloso. Para nada considero que sea un bajón en el nivel de la ACB. El jugador nacional va creciendo muchísimo. Es palpable el ascenso de la liga, la mejor de Europa, por la competencia que hay. Se trata de ir fomentando este tipo de situaciones. Sí es cierto que mientras otros años había un dominio de un determinado grupo de jugadores, ahora ese grupo está más reducido, pero no creo que sea síntoma de algo malo.

-¿Y hay relevo para cuando emigren a la NBA?

-Está claro que no le viene bien a la ACB que jugadores así busquen otras metas en la NBA, pero es una evolución natural. Cuando salga uno habrá opciones de relevo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios