"Tenemos que despertar"

  • Aurioles afirma que el equipo debe seguir peleando sin mirar más allá del siguiente partido

A pesar de la derrota que sufrió el pasado viernes el Clínicas Rincón, Paco Aurioles, entrenador de los malagueños, no acabó del todo descontento por lo que ofreció su equipo en la pista. Es cierto que el rival era directo, pero por lo menos se dio señales de poder sacar la situación adelante.

"Sabemos que todo lo que nos queda será remar con el viento en contra. Tenemos que despertar de nuestro estado anímico, de las derrotas. Sabíamos que este rival iba a ponernos muchos problemas con su salida agresiva. Creíamos poder dar una respuesta inicial que no dimos. No tuvimos suerte en los primeros minutos, con tiros de Mo o Richi que no entraron y que solemos meter. Está claro que el segundo periodo fue muy malo, ellos tuvieron mucha agresividad, pero en el segundo tiempo volvimos a nuestro estilo y pudimos pelear hasta el final. Tuvimos esa ambición y rabia necesaria, y en los últimos ataques ellos quizá estuvieron más acertados".

El segundo tiempo es la línea que tiene que seguir el equipo para conseguir la permanencia. "Me quedé con sensaciones buenas a pesar de los errores. Tenemos que aprender de eso, de esa ansiedad de querer ganar partidos. Nos quedan 8 partidos y tenemos que encontrar nuestro camino de solidez con una victoria que nos de tranquilidad", sentenció el técnico malagueño, afirmando también que "agradecí el esfuerzo que hicieron los lesionados. Tutty, Alfonso, Andrej, Maodo… No pudimos entrenar con todos esta semana. Maodo, por su parte, es verdad que salió algo despistado, pero su final de partido fue muy bueno, con buenas canastas, robos, rebotes… Nos enseñó cosas que puede hacer".

El marcador final (72-74) pudo ser otro, porque en la última jugada el balón era de los malagueños. Así analizó Paco Aurioles los últimos segundos de partido. "La jugada era para Morayo. Ellos son jugadores muy activos, y a Ricardo con pocos segundos para terminar no le iban a dejar recibir fácil. Queríamos que Mo, que es un jugador muy duro, penetrara buscando una canasta o falta, o quizá abrir a un compañero, pero no ha podido ser".

Así, Peñas Huesca, tras la victoria, se escapa a dos partidos más el average, pero aún se confía en que todo es posible de aquí al final de temporada. "Lo tenemos complicado, pero ya lo teníamos así. Tenemos que pasar a un equipo nada más, es posible. Tenemos que seguir peleando sin mirar más allá del siguiente partido, sea el líder o un rival directo. Lo que nos vale es ganar un partido que nos de tranquilidad y confianza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios