El dopaje acaba en Rusia con el presidente de la Federación

Arrastrado por el escándalo del dopaje en Rusia, el presidente de la Federación de Atletismo del país, Valentin Balajnichev, renunció al cargo tras casi 20 años al frente del organismo. El dirigente de 65 años dio el relevo a Vadim Selishenko, que deberá encargarse de gestionar la crisis existente en el atletismo ruso.

Balajnichev, que en diciembre dimitió de su puesto de tesorero de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), asume así las consecuencias de las suspensiones por dopaje a varios de sus campeones olímpicos y mundiales, a los que se detectó parámetros sanguíneos anormales. Pero antes de él, el que fue durante años entrenador jefe del atletismo ruso, Valentin Maslakov, había dejado también su cargo a finales de enero, aunque hace unos día fue nombrado jefe del área de sprints de la Federación Rusa.

El preparador había renunciado a su cargo tras las sanciones por dopaje a cinco marchadores rusos de primer nivel. Su sucesor al frente del potente equipo de atletismo ruso es Juri Borsakovski, campeón olímpico de 800 metros que se retiró el pasado año.

La crisis se desató a principios de diciembre cuando la emisora pública alemana ARD emitió un documental en el que presentó graves denuncias de dopaje sistemático en el deporte ruso. Cinco marchadores rusos, entre ellos tres campeones olímpicos, fueron sancionados con penas que van de los tres años a la suspensión de por vida. No obstante, la Federación Rusa anunció que se querellará contra los autores del documental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios