Una dura batalla a la que no está acostumbrado

  • El MMT Estudiantes pelea por evitar el descenso tras pelear por títulos · Muchos cambios desde el partido de ida

Cuesta acostumbrarse, pero la realidad es dura. El MMT Estudiantes está en el penúltimo puesto de la tabla atravesado ya el ecuador de la competición. No es una casualidad, por tanto. El fantasma de aquel Atlético de Madrid, equipo con el que comparte una numerosa masa social, que bajó a Segunda División cada vez es más evidente en Magariños. Los eternos problemas económicos, no solventados pese a cuantiosos traspasos como el de Felipe Reyes al Madrid, el de Carlos Jiménez al Unicaja o, en menor medida, la salida de Sergio Rodríguez a la NBA, han acabado dañando las estructuras de un club de cantera que durante las dos últimas décadas ha sido un competidor de máximo nivel en todas las competiciones. Títulos de Copa y presencias en una Final Four y una final de la ACB jalonan el historial más reciente de un club que ve cómo su hermano catalán, el DKV Joventut, vive días de vino y rosas. La noria del baloncesto tiene al Estu ahora abajo.

Varios protagonistas han cambiado con respecto al partido de ida. Fue la jornada inaugural de la temporada 2007/08 y el Unicaja perdió en Madrid, después de un partido fallón que los estudiantiles supieron gobernar al final. Estaba en el banquillo Mariano de Pablos, técnico de la casa que la temporada anterior había protagonizado una enorme remontada que hizo peligrar la presencia del Unicaja en los play off por el título. Después de aquella victoria vinieron 10 derrotas en serie que acabaron con la dimisión del técnico madrileño y la llegada de Velimir Perasovic, una vez recuperado de los problemas cardiacos que acabaron con su experiencia en el Tau. Desde entonces, el balance es algo mejor (cuatro victorias y cinco derrotas), pero insuficiente para abandonar los puestos de descenso en los que lleva instalado desde que comenzó la temporada. No sólo cambió el entrenador. También se marcharon Txemi Urtasun, el canterano Daniel Clark (cedido al Breogán) y Potapenko, otrora interesante jugador de rotación en la NBA que intentó sacar los últimos cuartos de su carrera en Madrid y que fue expulsado por faltar repetidamente a varios entrenamientos.

La dirección de juego la comparten Sergio Sánchez, Gonzalo Martínez y Walker Russell, recientemente fichado. Al igual que el Unicaja, el Estudiantes persiguió la contratación de Elmer Bennett, pero no acabó llegando. La rotación exterior sigue con Hernán Jasen, quizá el jugador más representativo del equipo, que no atraviesa precisamente su mejor temporada, el esloveno Domen Lorbek, fino tirador hermano de Erazem, Morandais, fichado a mitad de temporada tras jugar en el Barcelona, y el enigmático Carlos Suárez, que no confirma sus enormes posibilidades. Beirán aporta más ahora mismo. Por dentro, Larry Lewis, Florent Pietrus, Jesse Young y Caio Torres conforman una bateria de pivots que tiene en la falta de anotación su talón de Aquiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios