El ecualizador del Málaga

  • Tapia lucha por estabilizar la fuerza mental del grupo y por mantener la concentración del bloque en "lo realmente importante, el día a día" · Asegura que el equipo "no va a decepcionar, aunque no entre en UEFA"

Una de las grandes habilidades de Antonio Tapia es su capacidad para mantener equilibrado el pulso del equipo. Y es que el técnico del Málaga examina cada día al grupo y actúa en consecuencia con la intención de mantener sano y salvo el espíritu de lucha de sus pupilos. Tal es la preocupación de Tapia por la fuerza mental de su equipo que, a día de hoy, continúa intentado ponerle los pies en el suelo: "Lo importante es centrarnos en el día a día, en cada entrenamiento, porque sólo así mejoraremos".

Pero ayer, en su habitual comparecencia de los miércoles al término del entrenamiento, Tapia reconoció que esa actitud es una medida para evitar que todo el mundo se relaje o se distraiga: "Ahora tengo que estar metido en mi papel, pero en realidad yo estoy contentísimo, estoy fenómeno". "Lo que pasa es que como sé que me vais a distraer de lo realmente importante, que es el día a día, me pongo en mi papel y ya está", dijo bromeando Tapia, quien tiene asumido que su obligación es "intentar que tanto los jugadores como yo estemos sumidos en lo realmente importante, que es el próximo partido".

Tras poner de manifiesto que el vestuario sólo habla de UEFA, el técnico afirmó que la obligación del Málaga es que "ya que hemos alcanzado una posición de privilegio para nosotros, mantenerla".

Además, Tapia aseguró que el hecho de tener el objetivo inicial de la permanencia a un paso provoca en el grupo un afán por superarse. "No estamos relajados, el jugador es consciente de que, si difícil ha sido llegar hasta aquí, más lo va a ser seguir con esta posición. Todos tenemos que remar en la misma dirección para que nuestros jugadores no se distraigan. La Rosaleda tiene que ser una olla a presión para que nuestro equipo rinda al máximo. Vamos a intentar disfrutar hasta el final".

La fe que el entrenador malaguista tiene en que el equipo todavía puede crecer más impulsa a la plantilla a afrontar retos nuevos y más ambiciosos como la UEFA o, incluso, la Champions. "Nosotros podemos dar mucho más, a nivel personal nos estamos jugado mucho con esto, tanto el club como los jugadores o yo mismo". Y mejorar el rendimiento del equipo pasa por "intentar estar mucho más ajustados en defensa en todo momento, porque hay ocasiones como en el partido de Valladolid que nos desajustamos y el contrario nos crea peligro".

El próximo rival con el que el Málaga medirá su pulso en la línea defensiva será el Recreativo de Huelva, un equipo que despierta recelos en Tapia: "Me dan miedo las necesidades del rival, imaginad cómo va a venir aquí, igual que como nosotros fuimos allí". "Será una auténtica final para nosotros, será un partido muy difícil y tenemos que ganar para consolidarnos en la posición en la que estamos. Aquí ya no hay rival fácil, las diferencias se han reducido al máximo y el que se distrae, palma", decía ayer Tapia sobre el partido del domingo.

"En estos momentos tenemos que intentar seguir en esta posición tras el próximo partido. En los últimos ocho encuentros es donde se van a marcar las diferencias para conseguir un objetivo u otro. Nosotros vamos a intentar quedar lo más arriba posible, pero con humildad. No vamos a decepcionar a nadie con nuestra entrega y nuestro juego, aunque no logremos la Champions ni la UEFA", apuntó.

Dentro de sus análisis, el técnico malaguista ha ajustado las cuentas que permitirían mantener al equipo en puestos europeos: "Tengo claro que cada dos partidos nosotros tenemos que intentar sumar cuatro puntos, porque entre otras cosas estamos viendo que ya no hay tanta diferencia entre los de arriba y los de abajo".

"Eso sería una media muy buena -continuó Tapia- lo mismo sumas seis y luego pierdes dos partidos y luego ganas tres. Lo que sí tenemos que hacer es mejorar en defensa. En ataque estamos muy bien, no dependemos de nadie de cara a puerta, ni en crear ocasiones de gol, pero en la defensa sí que hay diferencia", matizó.

El técnico malaguista, que no desmintió las informaciones aparecidas recientemente en medios sevillanos que aseguran que el Betis está interesado en él, dijo que no quiere "distraerse con esos temas". "Siempre hablamos de mi renovación y ya he dicho que no quiero saber nada hasta que acabe el curso", zanjó Tapia, que pidió que el domingo La Rosaleda sea "una bombonera y nosotros, por nuestra parte, no vamos a defraudar a nadie".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios