Y el escozor de Aranda

  • "Mis recuerdos son malos, porque un malagueño que va allí y no lo tratan bien no puede tenerlos buenos"

Si Apoño es un jugador que suscita atención en Málaga, en el Zaragoza hay otro compañero suyo que también la despierta. De un barrio señero como El Palo es Aranda, ahora futbolista del cuadro aragonés, hasta la fecha nunca del Málaga. Tras la decisión de Manolo Jiménez de adelantar un día el viaje, esta tarde volverá a su tierra, donde reconoce no tener buenos recuerdos: "Yo soy malagueño, no malaguista. Le deseo todo lo mejor porque es el equipo de mi ciudad, pero el domingo lo más importante es el Zaragoza. Ganar para mí sería especial por el equipo y por la gente que sufre por mi club. Mis recuerdos son malos, porque un malagueño que va allí y no lo tratan bien no pueden ser buenos. Eso sí, creo que sólo he perdido un partido de ocho o nueve que he jugado en La Rosaleda".

Aranda alabó al Málaga a la par que no descartó darle una sorpresa: "Es un buen equipo y con buenos jugadores. Es difícil luchar contra conjuntos que se gastan tanto dinero, pero se le puede ganar a cualquiera quitando al Barcelona o al Madrid, que están por encima. Al Espanyol, que es uno de los que está más en forma, ya le ganamos y, si hacemos la cosas bien, también lo podemos hacer en Málaga".

Finalmente, reconoció que aún están vivos y que quiere concluir su carrera en tierras aragonesas: "El equipo no se va a arrastrar, intentaremos darlo todo. Tenemos que ganar ocho partidos o nueve. No tenemos miedo. Yo estoy muy contento aquí y si me tengo que quedar aquí en Segunda, no me importa. El trato es bueno, la cuidad me gusta y me tratan bien. No he venido aquí para cinco meses, sino para terminar mi carrera aquí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios