El fichaje del pívot se le resiste al Unicaja

  • El club ha cerrado cuatro llegadas en 12 días pero aún no ha logrado atar ninguna de las tres opciones puestas sobre la mesa para reforzar la pintura.

Entre el 26 de junio y el 8 de julio no hay ni dos semanas de diferencia. Entre una y otra fecha el Unicaja logró cerrar cuatro fichajes (por orden, Jamar Smith, Nemanja Nedovic, Edwin Jackson y Dani Díez) y la continuidad de Will Thomas. Estos se unieron a los ya confirmados Markovic, Kuzminskas, Suárez y Vázquez. Pero la contratación del pívot que debe cuadrar la batería interior malagueña no se ha desarrollado bajo los mismos tiempos. Al Unicaja se le resiste este fichaje tras escaparse John Bryant y Marko Todorovic. Loukas Mavrokefalidis, la opción que activó el club entre el americano y el montenegrino, sigue en estado de espera.

El Unicaja confiaba en lograr su cuarto pívot a lo largo de la semana pasada. No se dio. Espera que sea en la actual, aunque los últimos movimientos hacen pensar que pasarán varios días antes de que se consiga reforzar la pintura. Bryant fue la primera opción pero no hubo acuerdo económico. Ocurrió a finales de junio. Cuando el Bayern supo que jugaría Euroliga con una wild car, igualó los emolumentos del gigante americano en su último año y Bryant renovó. Era petición expresa de Joan Plaza.

Pocos días después el Unicaja le hizo llegar una propuesta al griego Mavrokefalidis. El heleno dijo en este periódico de que se trataba de una oferta "muy buena", pero la llegada de Sasha Djordjevic al banquillo del Panathinaikos y la posibilidad de renovar demoró su respuesta.

Es por eso que el Unicaja lanzó sus redes sobre Marko Todorovic. El acuerdo con el jugador era prácticamente un hecho después de que rechazara al Valencia Basket. Faltaban flecos, como la cláusula de escape a la NBA. En el Unicaja consideraron que no habría problema en alcanzar una entente con el Barça, que lo incluyó en las listas del tanteo. Sin embargo, llegó el Khimki ruso con una irrechazable oferta económico y firmó al elegido mejor pívot de la última Liga Endesa tres años.

Tras ver cómo ni el A ni el C han visto luz verde, el Unicaja vuelve al plan B. El club todavía sigue esperando alguna respuesta de Mavrokefalidis. Este periódico sondeó el entorno del jugador griego y éste apuntó que todavía no se había decidido. Su continuidad en el Panathinaikos, en cualquier caso, está en duda ante las negociaciones que la entidad del trébol ha emprendido con Raduljica y Lasme. La actitud de Mavrokefalidis se entiende en Los Guindos como una maniobra para un mejor contrato. El Unicaja debe mover ficha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios