La flota, muy cerca ya del Cabo de Hornos

  • El 'Cheminées Poujoulat' es líder de una regata con varios 'pit stop'

Tras pasar el Cabo de Buena Esperanza, el primero de los tres cabos que había que dejar por babor, la flota de la Barcelona World Race enfiló hacia el Océano Índico en busca del segundo de los faros a doblar, concretamente el de Leeuwin en el sur de Australia.

En su navegación por el gran sur, en cabeza de la flota aparecen el Cheminées Poujoulat y el Neutrógena, seguidos por un segundo pelotón compuesto por el GAES y el Renault Capture. A continuación figura otro grupo con el We Are Water, el One Planet, One Ocean, Pharmaton y, como farolillo rojo, el Spirit of Hungary.

El paso del cabo Leeuwin se produjo sin novedad con toda la flota navegando entre los paralelos 40 y 42 sur, que delimitaban la zona de exclusión de hielos. Ésta es una novedad de este año en la regata para protegerla de la zona de los hielos, cada vez más al norte merced al cambio climático.

El 6 de febrero, los líderes de la Barcelona World Race cruzaron la longitud del segundo de los grandes cabos de la Vuelta al Mundo, el Leeuwin. De este modo, mejoraron en casi dos días el tiempo del Virbac Paprec 3 en la edición 2010-11 tras completar aproximadamente el 40% de la Vuelta al Mundo. El Neutrógena lo hizo con aproximadamente 12 horas de diferencia, siendo la distancia de 181 millas respecto al líder.

En la madrugada del 10 al 11, el Neutrógena de Altadill y Muñoz anunció que debía hacer un pit stop de 24 horas para reparar el motor, cuyo alternador había dejado de funcionar y no cargaba las tan necesarias baterías, dirigiéndose al puerto de Invercargill, situado en la isla Sur de Nueva Zelanda. Con toda la flota ya pasado el cabo australiano, y navegando hacia el Pacífico para rumbear a Cabo de Hornos, el segundo pit stop fue el del Renault Capture, que el día 17 debió poner rumbo hacia la ciudad de Wellington, en Nueva Zelanda, para reparar el timón de estribor, que resultó muy dañado en una colisión con un objeto flotante no identificado. Esta parada lo dejó fuera de la lucha por los puestos segundo y tercero que mantenía con el GAES. En la mañana del lunes 23, el colista de la regata, el Spirit of Hungary, anunció que también ponía rumbo a Nueva Zelanda para otro pit stop, el tercero de la prueba, debido a una avería en el mástil que le impedía bajar la vela mayor.

A unas 500 millas para doblar Cabo de Hornos, la flota estaba encabezada ayer por el Cheminées Poujoulat, con una ventaja de 1.051 millas sobre el segundo, que sigue siendo un Neutrógena que se ha defendido bien de los ataques del GAES, tercero a tan solo 44 millas del barco hispano-chileno y con la única mujer de la regata a bordo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios