Casi todos los lesionados se reintegrarán al grupo a lo largo de esta semana

  • Caicedo, que se someterá a un completo análisis mañana, está descartado para jugar en el Camp Nou

Juan Ramón Muñiz puede recibir muchas buenas noticias a lo largo de la semana. Y es que, a tenor del juicio clínico del jefe de los servicios médicos, Juan Carlos Pérez Frías, durante estos días se pueden ir incorporando al trabajo normal en grupo todos aquellos lesionados de larga duración.

Jordi Pablo, Helder y Edu Ramos lo tienen garantizado, a no ser que noten molestias que le impidan esa reintegración completa que les acerque al alta médica. El caso de Mtiliga es el más particular de todos, ya que une dos convalecencias: la del proceso viral que le tuvo cuatro días sin entrenarse junto con la lesión muscular de isquiotibiales izquierdo que le impidió jugar tanto en Santander como ante el Espanyol. Apoño, ya en la recta final de su importante rotura de fibras en el cuádriceps izquierdo, se irá incorporando progresivamente al trabajo junto con el resto de compañeros. También Roberto Santamaría ha dejado definitivamente atrás las molestias que estaba sufriendo en el tobillo izquierdo en las últimas semanas.

Quien presente un panorama menos alentador es el central Iván. A partir de mañana, cuando el equipo retorne a los entrenamientos, él se dedicará a realizar carrera continua. Será su primer test medianamente serio para ver cómo evoluciona la lesión muscular que arrastra en los isquiotibiales de su pierna derecha.

Por su parte, Caicedo todavía no conoce un diagnóstico definitivo de las molestias en isquiotibiales que le obligaron a ser sustituido en el partido contra el Espanyol. Será sometido a pruebas complementarias mañana, aunque Pérez Frías prácticamente lo descartó ayer para jugar este próximo sábado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios