unicaja | pamesa · la previa

Y si es por más de 10, mejor

  • Remontada El Unicaja comienza la segunda vuelta de la ACB con la vista puesta en alcanzar uno de los cuatro primeros puestos 'Averaje' El Pamesa, el rival más cercano, ganó 75-65 en el partido de ida

Comentarios 0

Siempre que se encuentran Unicaja y Pamesa viene a la cabeza aquella eliminatoria de cuartos de final de la temporada 2003/04. Un duelo que cambió la historia moderna de los dos clubes. Ese épico quinto partido en La Fonteta provocó un efecto dominó en la clasificación para la Euroliga, la llegada de Garbajosa y el trieno dorado (Liga, Copa y Final Four) del Unicaja. Mientras, en Valencia, provocó la desmembración de un plantillón y una travesía del desierto. De nuevo, la realidad de la ULEB y los cuartos de final de la ACB como tope.

No tiene, evidentemente, la trascendencia de aquel partido el de esta matinal del Carpena. Pero sí es importante. Se inicia la segunda vuelta de la ACB y los triunfos empiezan a cotizarse más caros. Los duelos entre rivales directos cobran mayor magnitud. Y el contrincante al que se opone hoy el Unicaja es justamente el predecesor malagueño en la tabla. El objetivo confeso del club de estar entre los cuatro primeros al final de la temporada tiene hoy un importante punto de apoyo sobre el que sustentarse. Es una cuestión simplemente matemática. Una derrota dejaría al sexto clasificado a tres victorias y el averaje perdido. Un triunfo por más de 10 puntos (75-65 fue el resultado de la ida) acercaría a un triunfo con el averaje a favor al inmediato referente. Así que si el triunfo, ya de por sí muy válido, se redondea acumulando una renta superior a la decena, el inicio de la remontada que pergeñan Scariolo y sus hombres para la segunda tanda de 17 partidos recibiría un espaldarazo de ayuda.

El Unicaja recupera a Ndong, al que se le dio descanso preventivo en el partido del pasado miércoles ante el Le Mans. El equipo de gala a día de hoy, descontando a Alfonso Sánchez, se opondrá a un Pamesa que ya ha recuperado a Fred House, pero que tiene otro ausente de larga duración en la figura de Vule Avdalovic. Sin contar al retirado Zeljko Rebraca.

Los últimos precedentes hablan de dos victorias azulejeras en las dos visitas más recientes al Martín Carpena. Así que la historia advierte de la peligrosidad del Pamesa, también muy a tener cuenta en el presente. Con el runrún en torno al futuro de Bojan Popovic, al que Scariolo le ha retirado su confianza después de que su rendimiento no se acerque ni de lejos al esperado, el Unicaja se intenta rediseñar con la plena recuperación de Santiago, la readaptación de Kus al puesto de base y la progresiva integración de Melvin Sanders a los esquemas. Al menos aporta intensidad e ilusión, como demostró en el encuentro ante el Le Mans.

Con la Copa ya garantizada, teóricamente debe desaparecer la angustia generada por la necesidad imperiosa de vencer. Tras un diciembre casi perfecto, 2008 no empezó tan bien para el Unicaja, un escalón por debajo a nivel de juego y resultados. Quizá sólo haya sido un pequeño paso atrás para coger impulso y subir el siguiente escalón, que se llama Pamesa.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios