Los mismos más el Barça y el Madrid

El abanico de aspirantes a hacerse con la corona continental se abre esta temporada. Mejor para el espectáculo. Básicamente el cartel de grandes favoritos sigue en manos de los de siempre, es decir Panathinaikos, Olympiacos, CSKA y Maccabi, pero se suman dos históricos que se han armado hasta los dientes para reverdecer laureles.

Los clásicos del baloncesto español, Real Madrid y Barcelona, amenazan con dominar la ACB pero el verdadero objetivo de ambos es brillar en Europa. El Madrid no gana la máxima competición continental desde 1995 y el Barça pretende repetir su éxito de 2003. Una plantilla repleta de jugadores con mucha experiencia en la Final Four y el considerado como mejor técnico de Europa son los argumentos que presentan los blancos. En Barcelona se apuesta por fichajes de renombre (Ricky, Mickeal, Lorbek, Morris) para poner en manos de Xavi Pascual la mejor plantilla culé de los últimos tiempos.

El objetivo de ambos es llegar al nivel mostrado en años anteriores por equipos como el Panathinaikos, actual campeón y de nuevo máximo favorito. Sigue Obradovic, con eso ya le basta para ser temido, y el mismo grupo que se coronó en Berlín (Jasikevicius, Diamantidis, Spanoulis) siendo el griego Nick Calathes, que dijo no a la NBA, la principal novedad verde. Su vecino Olympiacos sigue invirtiendo. Pagará al ex NBA Linas Kleiza 12 millones de dólares por dos temporadas y algo menos al ex Rockets Von Wafer. Junto a la del PAO, la mejor plantilla del torneo.

Un peldaño más abajo aparecen Maccabi (Eidson, Anderson, Lampe) y un devaluado CSKA cuyo rendimiento es impredecible tras la salida de Lorbek, Morris, Zisis y, sobre todo, Ettore Messina. Su mejor hombre, Matjaz Smodis, se perderá además los primeros cuatro meses de la temporada por una lesión.

Un campeón distinto a cualquiera de estos seis podría calificarse de sorpresa, calificativo para el que hay candidatos. El Montepaschi lleva varios años amenazando con ello y quiere extender su dominio fuera de Italia mientras el Caja Laboral es siempre garantía de competitividad. Además, ojo al Khimki de Scariolo y Cabezas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios